Cuando Roger Waters se juntó con sus ex compañeros de Pink Floyd el 2005 –bajo el alero de Live 8, la campaña benéfica liderada por Bob Geldof–, muchos pensaron que ya no era posible esperar otro milagro musical de este tipo.

Parecía tan complejo reunir sobre un escenario a dos tipos enfrentados casi a muerte como Gilmour y Waters, que uno podía pensar con certeza que la música tenía un poder afrodisiaco para limar asperezas. El gusto por juntarse se repitió en un par de encuentros más, incluido el recital del 02 en Londres el 2012, cuando Gilmour y Nick Mason se unieron en el show de The Wall montado por Waters como parte de su gira mundial.

El año pasado Ozzy Osbourne y Tony Iommi también hicieron lo suyo para reunir a Black Sabbath para regocijo de los rockeros. Años atrás causó revuelo la reunión de The Police, como ahora último la de Soundgarden. Lo de los Rolling no merece análisis porque es una banda activa de manera casi permanente. La reinvención del negocio de la música permitió que muchas de estas bandas míticas se rearmaran para lo que hoy genera ingresos, las giras.

Si bien los súper grupos parecen haber encontrado un mercado atractivo en los shows en vivo y las reediciones en vinilo, durante años algunas bandas se han resistido al pegoteo obligado. Genesis fue uno de estos grupos, al menos con sus integrantes más emblemáticos. La banda, que desde 1975 lidera Phil Collins tras la salida de Peter Gabriel, no ha transado en su decisión de rearmar a la agrupación con Gabriel y Steve Hackett, otro de los históricos. Y aunque en 1982 se juntaron por una razón benéfica, luego de un desastre económico que sufrió Peter Gabriel con el festival Womad, de ahí en más, los coqueteos solo se limitaron a una regrabación de The Carpet Crawlers en 1999 con Gabriel y Collins en las voces aunque grabados separadamente para la recopilación Turn it on again: The Hits.

Pues bien, lo que no logró ningún sello discográfico o productor de giras, lo consiguió la BBC. Esta semana se pudo apreciar la foto de los cinco miembros emblemáticos de Genesis, Peter Gabriel, Phil Collins, Miks Rutherford, Tony Banks y Steve Hackett, posando animadamente, tras el reencuentro para la grabación del documental que preparó la cadena televisiva con la historia del grupo.

Genesis fue una de las bandas más revolucionarias de los años setenta. Con un sonido marcado por la elegancia y el virtuosismo de sus integrantes, construyó también toda una estética en sus shows en vivo, donde Peter Gabriel caracterizaba a distintos personajes surgidos de su imaginación y plasmados en letras llenas de poesía.

Aunque Genesis se mantuvo activo como grupo por casi cuatro décadas, esta formación se recuerda como las más creativa realizando discos inolvidables como Nursery Crime, Selling England by the Pound y The lamb lies down on Broadway.

El documental de la BBC se titula Together and Apart (Juntos y separados) y revive toda la magia musical de este grupo.

Los rumores sobre un trabajo musical en conjunto de los cinco integrantes se alimentaron con fuerza y revolucionaron las redes sociales, pero los músicos tienen visiones contrapuestas. Mientras Gabriel fue optimista y dijo en su minuto: “Tenemos bastante suerte. Mirando a otras bandas de nuestra generación, normalmente les faltan uno o dos miembros, estoy tratando de encontrar un momento en el que (la reunión) pueda encabezar la lista de prioridades”.

Mike Rutherford tiene menos ilusión. “ Los viejos artistas tuvieron su tiempo. A la gente le gusta tener unas cuantas canciones tuyas en su iPod y con eso les basta. Si van a comprar nuevo material, compran el de otra gente”

La opción de si habrá o no un show sigue abierta, pero muchos apuestan que más que una gira como la de Sabbath podría ser algo similar a lo de Led Zeppelin el 2007, que sólo se reunió para un show en Londres. Algo así como sacarse las ganas y satisfacer a aquellos que aún vemos en sus creaciones musicales a obras inolvidables de la historia del rock.

Comentarios

comentarios