Su nuevo sonido ya se puede escuchar… en la voz de otra. Pero a semanas de que por fin salga su tercer —y pospuesto— tercer disco, los fans de Adele (27) por fin tienen un adelanto de su regreso a las radios con nuevo material. Una producción que tiene colaboradores conocidos, otros que resultan sorpresa y altas expectativas después de sus trabajos anteriores. Superventas hasta hoy, que demostraron superar el paso del tiempo y convertirse en clásicos. Allí están Rolling in the Deep y Someone Like You, entre otros hits.

Bajo el título 25 (edad en que la artista partió la composición de esta entrega), la industria espera que este álbum vea la luz el 20 del próximo mes. Aunque hoy ya se escucha la canción Alive, de composición de la londinense, pero interpretado y coescrito por la enigmática Sia (Chandelier).

El tema (con video en YouTube) que canta la australiana de peluca platinada muestra a Adele en los créditos de la balada pop.

La edición en línea de la revista Billboard señala que Alive fue originalmente pensada para el esperado tercer disco de la inglesa, antes de ser cedida a la estrella de Oceanía.

El dato lo entregó el productor del sencillo, Jesse Shatkinng. “Pasé algunos días en estudio con Adele y Sia… Y sólo estar ahí con ellas, testigo de cómo trabajaban esas dos grandes mentes musicales, fue impactante”, detalló.

Esta no es la única colaboración para 25. Muchos esperan si el álbum incluirá lo que hizo Damon Albarn, líder del grupo Blur, para la ganadora del Grammy.

Wp-adele-zumpa-press-450

“Adele me lo pidió y reservé un tiempo para ese trabajo”, comentó el rockstar al diario The Sun. Para él también es una interrogante si su propuesta estará en lo que se estrenará el próximo mes. “No soy productor (en la placa), así que no sé lo que realmente sucede. ¿Usará algo de lo mío? No lo creo…”.  Agregó que en el momento en que se sumó a la grabación vio a la colorina “muy insegura” y sin razón, porque “todavía es muy joven”.

Más trascendidos vienen de boca del joven Ed Sheeran, quien contó que tuvo acceso al material y enfatizó que está “fabuloso”.

En favor de ella y su nerviosismo, la presión sobre sus hombros es tremenda. Tanto 19 como 21 son títulos que marcaron en este inicio de siglo a la industria con premios y ventas (físicas y en descargas), justo cuando este negocio trata de reinventarse en una escena digital. Un panorama que la inglesa saltó, cruzando con éxito entre audiencias y en esas movidas aguas.

Su timidez tampoco es pose de último momento. En su conocida actitud de honestidad, siempre confesó que no le es para nada fácil situarse en el centro de atención. Por eso optaba por actuar para audiencias limitadas. Nunca aceptó las tentadoras giras millonarias para conciertos masivos.

Volver a exhibir su voz de compositora en un contexto donde su corazón ya no está roto (como en los discos anteriores), sino que todo lo contrario, también abre interrogantes en lo que cantará. En 2011, en la cumbre de su éxito, conoció a un encantador filántropo millonario llamado Simon Konecki. Desde esa fecha están juntos. La conexión fue fulminante y al año siguiente tuvieron a un hijo al que bautizaron como Angelo.  

La maternidad se convirtió en el foco en la vida de Adele, relegando una temporada tras otra el lanzamiento de 25. De acuerdo a Hits Magazine, sus representantes negocian con la BBC un especial para que, en paralelo a la salida del disco, presente las nuevas canciones.

Pero el silencio se mantiene en la voz de la mujer de Chasing Pavements y entre quienes la rodean. Los medios sólo la ven entrando y saliendo del estudio de grabación, en paseos con su novio e hijo y, como público en shows musicales, además del festivales rocanroleros.

Su tono, con seguridad, se mantiene inalterable. El carisma también. Sólo hay que cultivar la paciencia, ya que dará sus frutos en pocos días para lo que importa: escuchar la nueva historia de Adele.