Ha sido visto en comedias, rutinas de humor o contratado para decir cosas graciosas como presentador en las entregas del premio Oscar, pero el actor Chris Rock se puso solemne para el speech con que anunció a Kanye West el 2 de junio último, durante el evento social en el rancho del célebre rapero en Wyoming, con que fue estrenado su octavo disco, Ye.

“El hip-hop es la primera forma de arte creada por hombres negros libres. Y ningún negro ha sacado más ventaja de su libertad que Kanye West”, dijo ahí Rock. Y si la frase suena rimbombante y ampulosa, es porque tiene que serlo, si se trata de Kanye West, artista en torno al cual se discutirá si merece el calificativo de genio —dicho por él: “Aquí al habla el más importante artista vivo”, es su inolvidable tuit de 2016—, pero que sin duda se lleva el crédito del artista vivo más megalómano. En Ye se muestra en especial autorreferente. Y es imposible no ser extra-musical para hablar al respecto, porque un disco suyo es tan parte de su obra como un mensaje en Twitter: la foto que publicó el 25 de abril de una gorra con la leyenda “Make America great again” autografiada por Trump. Suena coherente con una estrategia de escándalo previa al estreno de Ye, pero tal vez ni siquiera hace falta ser cínico a ese punto, tras escuchar que en Ye, entre muchos otros asuntos, Kanye West se declara bipolar. Y, congruente con ello, hace dos cosas.

En la portada escribe “Odio ser bipolar, es impresionante”. Y en la canción “Yikes” concluye “Esa es mi shit bipolar, nigga, ¿qué? / Es mi superpoder, nigga, no es discapacidad / ¡Soy un superhéroe! ¡Soy un superhéroe!”, antes de cerrar con un grito que suena de veras angustioso. Podrá ser genio, podrá ser autorreferencia, podrá ser un llamado de ayuda incluso, en torno a una enfermedad que no es broma. Pero antes que todo eso, para el hombre que ha ido más lejos que nadie en poner la música al nivel del culto a la celebridad y del exhibicionismo global en redes sociales para construir su imperio, la pregunta es si todo esto es de verdad relevante.