Nicki Minaj no se aguantó. Fue una de las grandes ganadoras de la noche en los premios de la cadena BET (a los artistas de la comunidad negra), pero la estrella de Anaconda y Starships se apuró a ponerse de pie en la primera fila. Tiritaba nerviosa mientras sostenía su celular para —cual fan— sacarle la mejor foto desde el público a Janet Jackson. La hermana menor del desaparecido ‘rey del pop’  parecía una visión: con una figura envidiable en un enterito blanco, luciendo casi una década más joven de sus 49 años en un maquillaje natural y exhibiendo una cascada de rulos cayendo por delante de uno de sus hombros. En ese momento no sólo la hiphopera aplaudía a su ídola. Todo el teatro parecía venirse abajo con la presencia de esta mujer.

La cantante fue a recibir el premio especial Icono, que se entrega en esta ceremonia a los referentes de la música en la comunidad afroamericana. Un estatus que, sin duda, trasciende a todas las fronteras. Y si extrañamente alguien no lo entendía, antes de tomar su trofeo la artista vio el tributo que le realizó un trío de los actuales ídolos de los rankings. Ciara, Tinashe y Jason Derulo en cinco minutos protagonizaron un medley de sus hits de Rhythm Nation con los mismos pasos de baile que llevarán su nombre en la historia de la industria del entretenimiento.

¿Reconocimiento para hacerse a un lado? Para nada. Acaba de lanzar el sexy tema No Sleep, de un nuevo disco que saldrá en la primavera chilena, y que será promocionado en una gira mundial que parte el 31 de agosto en Canadá bajo el título Unbreakable. Sí, tal como ella, indestructible.

Wp-janet-jackson-450

Han pasado siete años desde su última placa Discipline y once del recordado ‘escándalo del pezón al aire’ en su show de Super Bowl con Justin Timberlake. Lo que hace más sentido a las palabras que entregó por un video para anunciar su tour: “Este año: nueva música, un nuevo mundo, un nuevo movimiento”.  Y, además, un sello recién creado y con ella encabezándolo: Rhythm Nation.  

Ya sus fans no se tienen que preocupar, luego de que a inicios de año hicieran viral de internet un pedido de ayuda reportándola como “persona perdida”. Diseñaron un cartel con una foto de ella y sus características. Ella, a través de Twitter, se rió de la iniciativa y agradeció el cariño de sus admiradores. 

Y hay buenos signos de este regreso reseteado. No Sleep ya está en el ranking Billboard y es considerado uno de los sencillos favoritos de los críticos norteamericanos.

Mientras a fines de los ’80, la cantante apareció en las listas por su sonido y declaración de principios en Control y Rhythm Nation 1814, luego sus sonidos se erotizaron en la partida de los ’90 con el disco Janet y, posteriormente, en Velvet Rope

Muy reservada en su vida personal, que sólo abre a través de las letras de sus álbumes, el énfasis amoroso de su retorno musical apunta a Wissam Al Mana (40), con quien se casó en 2012. El millonario qatarí, de religión islámica y criado en Londres fue la primera persona a quien agradeció al recibir su trofeo en los BET.

Quizás el mundo comercial de su marido (conectado directamente con la industria del lujo y moda) también anima el sentido de negocios de este retorno de la ídola pop, quien lanzará una línea de joyas de brillantes con el nombre Unbreakable.

Alejada del luto de su hermano Michael, enamorada y luego de recibir disculpas de las autoridades televisivas que la juzgaron duramente tras el Super Bowl, Janet Jackson está lista para reclamar su lugar. Visible e invencible.