La verdad es que al igual que a muchos, me ha llamado la atención la falta de mujeres sobre el escenario del Festival de Viña del Mar. Y no desde un punto de vista de los clichés, sino porque creo que en Chile había artistas que se ganaron una opción de estar en la versión 2015 del evento festivalero.

No deja de ser curioso, en momentos en que la discusión sobre los derechos de la mujer, incluso sobre su propio cuerpo, se lleva al parlamento con la polémica ley sobre el aborto.

Muchas veces he criticado la falta de conocimiento del mercado que tienen quienes organizan el festival, y lo hago porque parece increíble que en este 2015 solo Nicole se haya ganado un lugar en el escenario viñamarino.

Esta artista llega por segunda vez al festival y lo hace con un muy buen disco como Panal, que curiosamente debe ser de los menos masivos de la cantante pero de los de mejor estructura musical, muy en la línea de lo que produce Cristián Heyne.

Pero la pregunta es ¿no había nadie más a quién echar mano? Acaso, Javiera Mena con su carrera ascendente no tenía los merecimientos para estar en Viña, cuando incluso ha sido destacada y nominada a los premios MTV. Y con un trabajo buenísimo como Otra era.

¿Ana Tijoux no se ganó un lugar ? Es la artista chilena de mayor proyección internacional y su música incluso fue parte de la banda de sonido de Breaking Bad. Tijoux es una superventa, su disco Vengo es el segundo con mayor cantidad de descargas en Portaldisc durante el último año, así que hablar de música de nicho sería un insulto.

Camila Moreno también podría haber sido una buena carta. Desde hace rato que es una opción. Ya pasó por Olmué y este año estará en Lollapalooza. Si se buscaba algo más pop y con arrastre garantizado, Denise Rosenthal ha hecho un trabajo silencioso pero efectivo para demostrar que es una cantante en serio que sabe lo que busca el mercado y que se potencia más y más en cada single y video que produce.

Y si pensamos en que Viña también debe abrir una ventana a propuestas nuevas, lo de Fakuta con Tormenta Solar fue notable. Uno de los mejores discos del 2014 y una consolidación al proyecto de Pamela Sepúlveda. Si querían a alguien internacional, les paso un dato, la próxima semana se presenta en el Teatro Caupolicán Joss Stone. Con previsión y una producción adecuada, se pudo haber cuadrado las fechas.

Ven que no era tan difícil. Con un poco de esfuerzo, la igualdad entre hombres y mujeres no se hubiese convertido en un estandarte electoral, sino que una realidad, porque el talento no tiene sexo.

Comentarios

comentarios