Aún recuerdo su menuda figura moviéndose sobre uno de los escenarios del Lollapalooza 2014, tenía mucho interés por conocer y escuchar en vivo a esta promisoria cantante británica de la que tanto se hablaba en el viejo mundo. Reconozco que me sentí un poco ajeno al ver tantas chicas adolescentes bastante alocadas esperando su presentación, sin embargo, más allá del calor y los gritos agudos de sus fanáticas, la voz y el show de Ellie Goulding no me desilusionó.

A casi dos años de ese paso por Chile, el crecimiento de Ellie ha sido vertiginoso. Ya es común verla en las alfombras rojas y en eventos tan mediáticos como el último desfile de Victoria’s Secret.

Para muchos, el punto de inflexión lo marcó la aparición del sencillo “Love me like you do” a principios de este año, que fue parte de la banda sonora de la película 50 sombras de Grey y puso a Goulding en el primer lugar de los rankings en varios países del mundo.

El éxito fue tan arrollador que la canción rompió varios récords de reproducción a través de los servicios de streaming. Ellie Goulding comenzó a ganar espacios como una de las figuras más interesantes dentro del pop mundial, insertándose en ese reino donde las princesas son Rihanna, Beyoncé y sus amigas Katy Perry y Taylor Swift.

Este crecimiento de la británica, comienza a consolidarse aún más, con el lanzamiento hace algunas semanas de Delirium, su tercer álbum.

Lo interesante de Ellie es que no parece ser la pop star tradicional. Tiene un registro de voz característico y personal y recién ahora, en su tercera placa, optó por una estética más sexy, incluso desde la carátula. Algo que no le resultó sencillo, ya que debió lidiar con sus complejos de sentirse gorda y narigona. Sin embargo, una estricta dieta y el fanatismo por el running moldearon su cuerpo de tal forma, que ahora se siente en libertad de mostrarlo.

Tal vez por esto último, Delirium es disco liberador para Ellie. El segundo sencillo “On my Mind”, donde como bien lo define Rolling Stone, las guitarras suenan muy parecidas al estilo de Andy Summers de The Police, golpeó fuerte junto al video dirigido por Emil Nava filmado en Las Vegas. La blusa blanca semi abierta no dejaba indiferente a nadie.

El disco nos lleva por el vértigo de una pista de baile. “Something in the way you move” es el mejor ejemplo, con un beat muy pegajoso, donde los coros y la voz de Ellie se intercalan seductoramente. Algo similar ocurre con “Codes”.

Recién hay algo de descanso con “Love me like you do”. Pero el ritmo vuelve hasta tener un respiro con uno de los mejores momentos del disco, el tema “Army”, tercer single de Delirium.

Ellie Goulding va por buen camino en el universo pop. Compone muchas de sus canciones, se rodea de buenos colaboradores y en vivo, mantiene la energía de sus discos. Esperemos tenerla pronto de vuelta por nuestro país. Claramente quienes la vimos el 2014, debemos sentirnos, unos privilegiados.

Comentarios

comentarios