Uno de los regresos que genera más expectativas es el de los británicos Depeche Mode. La próxima semana verá la luz en todos los formatos, Delta Machine, el nuevo trabajo en estudios de la banda formada por Martin Gore, Andrew Fletcher y David Gahan, quienes regresan tras la publicación del exitoso Sounds of the Universe del 2009, disco que como algunos recordarán, los trajo a Chile ese mismo año en el inolvidable recital realizado en el Club Hípico.

Delta Machine  será el primer álbum de los británicos bajo etiqueta Columbia y el 13º de su carrera. Sus anticipos públicos han sido los sencillos Heaven y Soothe my soul. El segundo de estos, mucho más cercano al sonido tradicional de Depeche Mode, donde los teclados y la base rítmica crean una atmósfera perfecta para la voz de Gahan, con una estética muy similar a la de Personal Jesus y otros clásicos.

El resto del disco que ya tuve la ocasión de escuchar, tiene pasajes muy interesantes particularmente Secret to the end un tema estremecedor en su desarrollo que alcanza un clímax muy potente sobre el cierre de la canción. Lo propio Broken donde sobre la base de un sonido que parece simple, Gahan construye fraseos melancólicos que emocionan. “When you’re falling, i will catch you”

Para muchos bandas, Depeche Mode resulta una de las agrupaciones más influyentes en la historia musical reciente, particularmente para aquellos que eligieron la electrónica como tendencia. No es casualidad, que haya sido de las más reversionada por otros músicos.

My little Universe es otro ejemplo de la electrónica en su máxima expresión, dignos discípulos de los alemanes Kraftwerk, los padres de la música realizada por los llamados “Man Machine”, los Depeche Mode no desilusionan, sobre todo si seguimos avanzando en la placa y escuchamos Soft Touch/Raw Nerve y la magnética Should be higher.

El último tercio del álbum vuelve a emocionar con Alone y Goodbye, cierre perfecto de un disco que atrapa y que nos devuelve a lo mejor de Depeche Mode con guiños que recuerdan a Violator y Songs of faith and devotion.

Gahan, que según su propia confesión pasa por un notable período de lucidez y abstinencia absoluta de drogas y alcohol, sigue siendo un tremendo cantante, carismático y atractivo para sus seguidoras y seguidores, pero con la capacidad de que su talento no opaca a las verdaderas estrellas del grupo, dos tremendos músicos como Fletcher y Gore, que vuelven a ubicar a Depeche Mode en lo más alto de la música británica.

>Revisa Live On Letterman:

Comentarios

comentarios