Bastó con que comenzara a sonar la canción “Los olores de tu alma”, de su último disco Otra era, para que el público de Lollapalooza aplaudiera casi envuelto en llamas. Con su banda compuesta sólo por mujeres, en un par de minutos transformó el escenario en una discoteca y convocó a un público masivo y ansioso por bailar todos los éxitos de sus más de diez años de trayectoria.

“Fue emocionante, me sorprendí al ver a tanta gente, nunca me esperé una recepción así”, comentó la cantante a los pocos minutos de terminar el show en la elipse del parque al que asistieron más de diez mil personas. Y es que la fuerza sonora de su espectáculo y su comentada presentación en el Festival de Viña del Mar demostraron con creces que su trabajo, confianza y talento la llevaron a convertirse en una de las principales referentes del electropop de nuestro país.

A pesar del traspié que Javiera Mena (32) vivió en Viña al olvidar parte de la letra de “Corazón partío” en su dueto con Alejandro Sanz, la cantante supo imponerse y no tomarse muy en serio las críticas. Lo importante —y su gran recuerdo— de su presentación fue la posibilidad de hacer un show artístico completo, novedoso y fiel a su estilo sugerente. “Para mí el festival fue una experiencia genial, un portal nuevo en mi carrera hacia lugares que no había llegado. Ahora siento que me conocen otro tipo de personas”, cuenta la compositora que actualmente se encuentra realizando shows internacionales en su gira #OtraEraTour que la llevará a recorrer nuevos territorios como Miami y a reencontrarse con sus fieles seguidores en México y España.

Su banda sólo está compuesta por chicas. Una manera en que Javiera Mena, la primera cantante chilena abiertamente lesbiana, sigue expresando el poder femenino que caracteriza el discurso de su carrera musical independiente. Una percusionista, bajista, dos coristas y cuatro talentosas bailarinas que en medio del show utilizan llamativos vestuarios, anteojos y espadas láser, todo dentro de una estética futurista y atrevida.

Pasada una década del lanzamiento de su disco debut Esquemas juveniles, la intérprete nacional se encuentra en un momento alto de su carrera. Con baladas románticas, éxitos radiales de corte más electrónico y llamativos videosclip, Javiera Mena es reconocida tanto en Chile como en el extranjero, sobre todo desde 2015, año en que su canción “Otra era” fue nominada al premio Grammy Latino en la categoría Mejor Canción Alternativa. A pesar de este último reconocimiento, que marcó un antes y un después en su ficha como compositora e intérprete, actualmente es Viña del Mar el nuevo hito en su carrera.

“Después del Festival de Viña me pasaron muchas cosas. Hace poco fui a arrendar un auto y el señor del lugar me pidió una foto, como esas típicas que tienen en restaurantes y picadas con personajes famosos. Jamás me imaginé que una situación así me pasaría. Ahora me conoce gente de 50 años de edad para arriba, algo muy bonito y gratificante. Gente mayor o de radio regionales me han mandado emails diciendo que les había gustado mucho mi show, cosa que me alegra muchísimo. Me formé como artista en el mundo de las redes sociales y mi música claramente la escucha un público más millennial. Viña fue una gran tribuna para llegar a ese público transversal. Yo hago pop hecho en Chile, pero eso no significa que solo es para jóvenes.

—Si bien haces pop con letras mayoritariamente acerca del amor y las desilusiones, has dicho abiertamente que te sientes una artista política…

—La mayoría de la gente asocia la palabra política a alguien hablando de protesta, de contingencia nacional o a un discurso más relacionado con el estilo de la lírica hip-hop. En mi caso, hago canciones que hablan de amor, de sentimientos, de maravillarse con el entorno. Yo como artista al mostrarme tal cual soy, como una mujer libre, con voz y con ganas de hacer cosas, es una forma de hacer política. Las mujeres han estado muy calladas y menospreciadas en todo el mundo y por mucho tiempo. Yo soy una mujer fuerte y que voy paso a paso con seguridad.

—En tu show hay fans con pancartas a favor de la igualdad de género…

—Eso me encanta. Estamos viviendo un cambio que se viene gestando hace 30 años. Están pasando cosas importantes en Chile frente a este tema y hay avances legislativos en estas materias. Yo como artista me siento una voz importante y parte de este momento histórico.

—¿Qué opinas del proyecto de ley por la despenalización del aborto?

—Apoyo todas las causales en torno al aborto. Un día escuché en la radio a la diputada ex RN Karla Rubilar diciendo que nadie es dueño de la verdad y que independiente de estar a favor o no hay que pensar en el país. Yo creo lo mismo, hay que respetar las decisiones individuales.