En el variopinto escenario musical chileno de la actualidad, Fernando Milagros es uno de esos creadores que siempre sorprende y que no deja indiferente. Hace algunos días apareció en el mercado “Nuevo sol”, la placa con la cual Milagros continúa un interesante desarrollo musical que logró su peak con “San Sebastián“ su anterior trabajo.

Asumo que al escuchar el disco varias veces, es imposible no encantarse con él. Por ello decidí contactarme con Fernando y preguntarle cómo fue el proceso que dio vida a esta “joyita” del 2014. Con temas que de verdad pueden pegar, como “La noche”, “La puerta” y “La playa”.

Nuevo sol tiene una sonoridad en algunos matices distinta a la de San Sebastián, ¿fue pensado así o es parte de un proceso personal?

Las dos. La idea inicial fue darle cierta continuidad a San Sebastián pero en términos de relato. Nuevo sol fuera una especie de nuevo aire luego de la oscuridad y lo incierto del disco San Sebastián.

¿Cuánto de la mano de Cristian Heyne hay en la producción del disco Nuevo sol, considerando que ya habían trabajado antes?

La mano suficiente como para poder sacarle lustre a las ideas que venía desarrollando desde hace un tiempo. No soy fan de hacer siempre el mismo disco porque la fórmula funciona, me gusta estar donde ustedes los periodistas no me pillen.

Al escuchar tu nuevo trabajo y temas como La noche, es imposible no sentir adicción por el disco, pero también por una nueva forma de expresar sentimientos. ¿Dónde encontraste las temáticas para las letras?

El objetivo fue trabajar en la composición y el songwriting de manera un poco más profunda. Si antes las letras aparecían casi de forma automática para armar ciertas imágenes y paisajes que complementaban la música, esta vez intenté contar una pequeña historia y desarrollar un poco más una sola idea. Espero lograrlo un poco.

¿Cómo surgieron las colaboraciones con Rubén Albarrán (Café Tacuba) y Constanza Espina (Cer)?

Conozco a Rubén vía Hoppo y le gusta y respeta mucho mi trabajo como artista. Así que me atreví a escribirle preguntándole si se animaba a jugar y accedió muy feliz. Lo mismo con Cer. Sentí que la canción podría funcionar mejor con un dueto hombre-mujer para acentuar el motivo sedoso y sexy de la canción. Y probé antes a otra chica pero no funcionó, hasta que recordé que Cer (a quien conozco vía Philipina bitch), estaba trabajando y la llamamos.

¿Cómo observas el movimiento musical actual que se da en Chile?, ¿Crees que hay una generación exportable y que la globalización ayuda a difundir lo que hoy se hace en nuestro país?

Mi generación es conocida gracias a internet y la democratización de la tecnología. Hoy en día para hacer un disco bueno necesitas buenas canciones y mucho menos dinero que antes. Por eso creo que lo que sale de esta manera sobrevive si es de calidad.

Bonus track. Me tocó ver tu trabajo con Camila Moreno en Do re mix, para reversionar “mi muñeca me habló”… ¿Te entusiasma ese tipo de proyectos o tal vez más adelante hacer un disco de covers? Si es así, ¿cuáles serían los elegidos?

Me encantaría en el futuro hacer un disco así. Ya tengo un puñado que he hecho y grabado y otra lista que me gustaría hacer. He grabado Mira niñita e indio hermano (Los Jaivas), Si tuviéramos alas (Miguel Mateos), Mi muñeca me hablo, Una copla me ha cantado (Violeta Parra) y Clandestino (Manu Chao). Y me encantaría grabar alguna de Divididos, Sumo, Sonia, Los Cadillacs, Violeta Parra, Bob Marley, podría seguir infinitamente.

Milagros tiene esa particularidad de ser un creador inquieto, por algo su faceta de diseñador teatral, que mostró junto a los Electrodomésticos en el Municipal, lo complementa de manera perfecta a la hora de componer. Es un artista que va in crescendo y que tiene mucho que aportar en nuestro escenario musical. Nuevo Sol es un trabajo que de verdad deben escuchar, porque en su música hay muchos milagros por venir.

> Revisa “otra vida”, canción del nuevo disco de Fernando Milagros

 

Comentarios

comentarios