Llena de emociones han sido las últimas semanas de los fanáticos chilenos de Blur. Al anuncio del regreso de la banda a nuestro país para un concierto en octubre, que ya arrasó con gran cantidad de las entradas de la preventa, se sumó la aparición de The Magic Whip, el nuevo trabajo de los ingleses, que reúne material que los músicos comenzaron a elaborar en el 2013, durante un período de cinco días de descanso que tuvieron en Hong Kong, tras la gira que realizaban por el continente asiático.

El regreso discográfico de Blur, representa todo un acontecimiento de este 2015, principalmente porque es el primer disco que editan desde el 2003, cuando publicaron Think Tank, y es el primero con la participación de sus cuatro integrantes originales desde 1999.

Blur es una de esas bandas de culto para muchos fanáticos, sus sobresaltos y mutación sonora los han llevado por caminos muy variados. Desde temas oreja a la electrónica. Para llegar a ser lo que hoy en día es Blur, debió convivir con Oasis y ese extraño híbrido que muchos denominaron el Brit Pop y cuya etiqueta no siempre representa un punto a favor.

Blur se encontró ahora con un sonido más propio, más emparentado con lo que realmente querían Damon Albarn, Alex James, Graham Coxon y Dave Rowntree, algo más sucio y con guitarras más distorsionadas, pero también más intimo y reflexivo.

En Magic Whip es imposible no encontrar algún parentesco con el disco solista de Damon Albarn “Everyday Robots, se da en varias canciones como New World towers o Ice Cream Man.

Ese Blur más intimista llega en Thought I was a Spaceman, donde es difícil no encontrar similitudes con la estética musical de Bowie o Peter Gabriel. Para los seguidores más radicales del sonido antiguo, I Broadcast y Ghost Ship podrían satisfacerlos. Pero para los que descubren recién a Blur o no son tan fanáticos, de verdad resultará imposible no enamorarse de There are too many of Us, una joya con lo mejor de la voz de Albarn y un arreglo casi perfecto.

Como complemento para saber más de este último disco, les recomiendo el documental The Magic Whip: Made in Hongkong, disponible en Youtube y donde se puede ver entrevistas a los músicos explicando la sonoridad del disco.

Blur volvió, si es que alguna vez se fue, con un disco que llena a los más puristas y también a los que aún tienen mucho que descubrir en una agrupación ícono del sonido británico. A prepararse para el 7 de octubre, porque esa noche en el Movistar Arena, seguro será histórica.

Comentarios

comentarios