Pocas imágenes se guardan mejor en mi retina musical que aquella de Prince entregando el Oscar a mejor canción para película, a Jorge Drexler en la ceremonia de la Academia del 2005. La reverencia del uruguayo al fallecido creador, fue un símbolo del encuentro de dos talentos que a partir de ese minuto quedaban hermanados alrededor de una estatuilla.

Drexler compuso Al otro lado del río para la cinta,Diarios de motocicleta” y en aquella ocasión sufrió una de las mayores humillaciones que puede recibir un artista al negársele, la posibilidad de cantar su canción en la ceremonia, por ser “un desconocido”. Lo que nos obligó a ser testigos de una paupérrima versión ejecutada por Antonio Banderas.

La vida tiene vueltas y, tras doce años, Drexler se convirtió en un referente de la música hispanoamericana. Un tipo respetado por su talento, su personalidad y por su capacidad de reinventarse más allá del traje de juglar moderno.

En los últimos meses, el uruguayo trabajó en México y España en lo que será su próximo disco y gira, el álbum que llevará por título “Salvavidas de hielo”, será el reencuentro creativo con el “doctor Drexler” tras su disco del 2014, Bailar en la cueva.

Dos son los cortes que ya entregó a sus fans, a través de las redes sociales: Telefonía y  Silencio. La última de ellas debe ser lo mejor de Drexler del último tiempo, con una letra y una rima que contagian.

Pero las sorpresas del nuevo disco, no terminarán con estos sencillos, la inclusión de Mon Laferte será un lindo regalo para Chile. La cantante nacional de mayor proyección de los últimos años, se unirá como una de las invitadas de Drexler, quien también sumará a Julieta Venegas y Natalia Lafourcade.

La inquietud de Drexler lo ha llevado por diferentes caminos musicales, esta vez transitando por la guitarra en todas sus facetas y sonoridades, único instrumento usado en la grabación, de hecho, las guitarras percutidas por el músico vasco Borja Barrueta, definieron según propia confesión de Drexler, en gran parte el sonido del disco, lo que como decíamos anteriormente queda muy bien reflejado en Silencio.

En Concepción, Santiago y Frutillar tendremos la oportunidad de apreciar lo nuevo de Drexler en una gira que lo traerá en octubre a nuestro país y donde seguro seguirá ganando adeptos, como ya lo ha hecho en cada visita. Porque si hay algo que tiene el este uruguayo, es que es de esos músicos que envuelven, por su compromiso social, su poesía y sobre todo su carisma para siempre encontrar un nuevo camino musical por el cual transiten sus notas. A esperar tranquilos pero ansiosos, la aparición en septiembre de su nueva placa Salvavidas de hielo.

Comentarios

comentarios