Dentro de quienes asisten a los conciertos, una de las grandes polémicas es la forma en que muchos asistentes viven , la experiencia del show. La postal de miles de celulares levantados grabando o sacan selfies, puede ser hermosa para un afiche, pero la verdad es que para muchos músicos y asistentes, es un verdadero suplicio.

No son pocos los músicos que han hecho llamados a sus fans, para que no graben ni saquen fotos de sus conciertos, pidiéndoles que disfruten del show con los cinco sentidos. Pero en una época tan conectada como la actual, donde las redes sociales son el canal de comunicación para la generación High tech, este alegato, es casi un grito en el desierto.

Dos iniciativas buscan ayudar a la cruzada de los músicos. La primera ya está en vigencia y es producto de la creatividad de la empresa Yondr. El fundador de esta, Graham Dugoni, presentó un estuche que impide que se use el celular en medio del show. Se trata de un envoltorio de neopreno equipado con un chip que lo sella e impide abrirlo, a menos que se le pase por una máquina que lo desactiva. Algo similar a las alarmas utilizadas en el retail.

Luchar contra la dependencias por el smartphone a veces es más crítico, que no poder tomar una selfie. No son pocas y pocos, los que en algunos ensayos con Yondr, sufren por la ausencia del teléfono.

Quien tiene una opinión sobre este tema, es la periodista y conductora del #CafePlay de Radio Play, Trinidad Barros. “A mi parecer, creo que es un poco exagerada la medida, porque uno quiere siempre registrar un lindo momento de ese concierto. Es cierto que de repente hay demasiados selfie sticks y pantallas levantadas que impiden ver, pero uno se las arregla…esto creo que se da más en conciertos de jóvenes… En lo personal, en los conciertos sí, uno siempre quiere registrar algo, pero saco un video de la canción que más me mate y un par de fotos, luego lo guardo para disfrutar.”

La iniciativa de Yondr no es la única, recientemente se supo que Apple, también se preocupó del tema. El gigante de Cupertino patentó una tecnología que inhabilitaría la cámara de fotos y video de un teléfono en determinados ambientes, gracias a un sensor que detectaría señales encriptadas. Esta tecnología no serviría solamente para conciertos, sino que tendría usos mucho más útiles, como por ejemplo, seguridad bancaria o antiespionaje.

La lucha ya comenzó y habrá quienes apoyen y quienes se rebelen a las medidas anti-celulares, lo claro es que varios músicos ya han hecho sentir su parecer y no transan en que prefieren que la gente los disfrute con sus ojos, sus oídos y su mente y no a través de una pantalla.

Comentarios

comentarios