En el universo pop, Beyoncé (36) es la abeja reina. No hay quién quede indiferente a su enorme talento artístico, por eso, tras un año alejada de las luces por el nacimiento de sus mellizos Rumi y Sir, escogió el multitudinario festival Coachella para concretar su anhelado retorno.

Lo hizo con una potente presentación el pasado 14 de abril y repetirá la hazaña este sábado 21, demostrando que aún no ha llegado la cantante que pueda arrebatarle la corona. En 2017 un comunicado oficial señalaba que “siguiendo el consejo de sus doctores, Beyoncé ha decidido no actuar en el festival Coachella”, y como si se tratase de una venganza shakesperiana, una vez recuperada por completo, la intérprete se encerró en un estudio por diez horas diarias junto a sus bailarines para preparar en el más estricto secreto un perfecto espectáculo, y lo consiguió.

Como si fuera poco, sus fanáticos —entre ellos Michelle Obama y Adele— no dan más de felicidad con la noticia de que junto a su marido, el rapero Jay-Z —con quien acaba de cumplir diez años de matrimonio— se embarcarán en junio próximo en su segunda gira mundial juntos: On The Run II Tour. Así que abran paso, porque Queen B está de regreso.