Las grandes bandas de la historia del rock a menudo conviven con el fantasma de la separación o la pérdida de alguno de sus miembros emblemáticos. Pasó en The Beatles, pasó en The Doors y ocurrió en Led Zeppelin.

El duelo se hace más profundo cuando el que deja el grupo o desaparece de escena es el cantante o front man. El miedo que invade a los fans cuando aquella figura no está, la mayoría de las veces genera angustia y desconcierto.

Wp-the-doors-450

Hace algunos días, me tocó ver el documental que se realizó con la vida de Arnel Pineda y el verdadero sueño de Cenicienta que vivió este filipino que fue reclutado como vocalista de Journey. Pineda fue escogido por la emblemática agrupación americana, luego de una búsqueda de años para encontrar al legítimo heredero de su histórico cantante Steve Perry. Pineda, que debutó como voz de Journey en el festival de Viña del Mar del 2008, se ganó su puesto gracias a la magia de las redes sociales. Pineda y sus compañeros de Zoo subieron videos con covers de Journey a Youtube, los que fueron observados por el guitarrista Neal Schon. El resto es digno de una novela, Pineda fue contactado para una prueba vocal y hoy, es el cantante oficial de Journey hace siete años.

Journey apostó por un tipo que prácticamente clonaba la voz de Perry, pero le agregaba una energía increíble en el escenario y un carisma digno de un veterano.

Un par de años antes, The Doors con sus miembros originales se lanzaron a la aventura de una gira mundial con un nuevo vocalista. No era fácil la tarea. Reemplazar a Jim Morrison no sólo parecía imposible, también era una verdadera ofensa para el ejército de seguidores de esta histórica agrupación. El elegido fue el cantante de The Cult, Ian Astbury, un tipo con un sorprendente parecido físico a Morrison y con un registro vocal, incluso mejor. Tuvimos oportunidad de ver ese show en el Velódromo del Estadio Nacional y al margen de algunas reacciones de los fans más radicales, me pareció un espectáculo correcto.

Otras históricas bandas han tenido aciertos y errores en su búsqueda de reemplazar un cantante emblemático. Phil Collins sorteó de buena manera los obstáculos que le dejó la salida de Peter Gabriel de Genesis. No tuvo la misma suerte Ray Wilson al reemplazar a Collins. Apenas y le alcanzó para un disco.

Yes tropezó con varios cantantes tras la salida de Jon Anderson. Recién ahora con Jon Davison pudieron acertar. La fórmula similar a la de Journey, un cantante que se sabía al revés y al derecho el repertorio del grupo y que además tenía experiencia como front man. Aunque en Yes, una verdadera maldición afecta a los ingleses, ya que vocalista que llega sufre algún problema de salud.

Iron Maiden, Black Sabbath, Creedence o Los Jaivas, son algunos ejemplos de grupos que debieron padecer la falta de su voz emblemática.

Esta semana se anunció la presencia en Chile de Queen junto a su nuevo vocalista , el norteamericano Adam Lambert. Queen debe ser el mejor ejemplo de una banda que ha sufrido para encontrar una voz con la personalidad y el carisma de su líder original. Freddie Mercury falleció en 1991 y en estos casi 24 años sin él, varios fueron los que trataron de ponerse en los zapatos de una de los mejores cantantes de la historia del rock. Los más emblemáticos: George Michael y Paul Rodgers.

Wp-los-jaivas-450

Lo de Lambert desató la ira de muchos seguidores de Queen, quienes ya no toleran la falta de verguenza de Roger Taylor y Brian May para seguir lucrando con las canciones de antaño. Que un cantante salido de American Idol, que tiene más facha de modelo que de músico, se ponga en los zapatos de Freddie, ha sido demasiado duro para muchos incondicionales.

Para May y Taylor en tanto, Adam Lambert posee un registro tan destacado como Mercury y consideran “un verdadero regalo” su aparición. El próximo 30 de septiembre tendremos la chance de ver y escuchar a este nuevo experimento de May y Taylor por mantener viva la leyenda. Por ahora, habrá que mirar en Youtube varias de las actuaciones de Lambert con sus nuevos amigos. Los juicios, no siempre son fáciles cuando está implícito el afecto y en el caso de Queen es imposible no pensar en Mercury, cada vez que escuchamos sus canciones.

> Revisa el video de Adam Lambert + Queen en el Rock Big Ben Live (víspera de Año Nuevo 2014)

Comentarios

comentarios