Tyra Banks (41) está furiosa. Sin pelos en la lengua, la maniquí inició una protesta desde las redes sociales que desató su ira en contra de la industria del modelaje de hoy y, en cuestión de segundos, volvió al centro del mundo. El mismo núcleo que la cobijó como el gran rostro de Victoria’s Secret durante los noventa y como animadora de estelares televisivos como The Tyra Banks Show durante el segundo milenio. Pero lo cierto es que fue America’s Next Top Model su gran plataforma hacia el estrellato, que la posicionó como la matriarca de muchas modelos emergentes –como Eva Marcille– y que este mes vuelve con su temporada número 22. Pero eso no es todo, porque la modelo ícono de la televisión estadounidense no deja nada al azar y estrenará The FAB Life para las pantallas de ABC en septiembre, un show que promete ayudar a sus invitados a “tener una vida más fabulosa”. Totalmente empoderada, Tyra parece estar más vigente que nunca.

Una bomba de posts en sus cuentas de Instagram y Facebook en contra de los cánones actuales de belleza y modelaje ha desatado toda una revolución: “Cuando yo era modelo, teníamos que preocuparnos del peso, claro, pero no de ser talla 0. Yo era talla 6”, publicó Tyra junto a una fotografía suya en un backstage de Yves Saint Laurent. “Les envío todo mi amor y abrazos a todas las trabajadoras, inspiradoras y supermodelos del mundo. Tienen mucho que vivir, y estoy aquí para apoyarlas todos los días. Manténganse fuertes”, agregó. Millones de likes han sido la respuesta de quienes la aplauden por promover la belleza imperfecta y mostrarse incrédula ante las ediciones de color de Instagram: “¿Han visto como las personas ponen #nofilter pero uno sabe que han usado filtros en sus fotos?”. Pero eso no fue todo. A esta foto, se suman otras que ha subido en una especie de “cruzada virtual” para apoyar a los nuevos rostros de la industria.

Wp-tyra-banks-vs-450

Fue un post de ella sin una gota de maquillaje el que remeció a los cibernautas con más de 15 mil comentarios y fue ‘likeado’ por casi 200 mil personas en cuestión de minutos. “Te mereces ver mi yo real”, sentenció Banks sobre sus pecas a la vista, ojeras sin retocar y pelo sin una pizca de producción. También ha dejado claro en su discurso que está en desacuerdo con las exigencias de algunos diseñadores: “Las modelos de hoy tienen que lucir bien dentro y fuera del set. Tienen que llegar al backstage de un desfile vestidas como si ya estuvieran en la pasarela. Se tienen que tomar selfies que las hagan lucir rentables, pero no demasiado porque, entonces, la gente comentará: ‘¿Por qué diablos esa chica es una maldita modelo?’”.

Un camino que hoy toma un nuevo giro. Una incansable lucha que inició cuando tenía apenas 17 años y peleaba contra los cánones del momento por ser de origen afroamericano y querer figurar en el mundo de las pasarelas más importantes, lo que incluso la llevó a ser la primera maniquí de color en posar para Sports Illustrated en 1997. Pero aunque es una de las más respetadas de la televisión estadounidense, tampoco se ha librado de los ataques mediáticos. Fue en 2006 cuando un paparazzi filtró una secuencia de fotografías que le tomó a la modelo en bikini en una playa australiana cuando se desató el huracán de críticas en contra del peso de la modelo. Sin embargo, Tyra respondió a su estilo. Y decidió animar The Tyra Banks Show con el mismo traje de baño que había sido fotografiada: “Si tuviese mala autoestima, probablemente estaría matándome de hambre en este momento. Eso es exactamente lo que les sucede a miles de mujeres”, afirmó en pantalla. Esa misma bandera es que la que ahora defiende.

Wp-tyra-banks-peace-450

Sólo queda ver cuáles serán sus nuevas publicaciones y qué dardos lanzará en sus nuevos shows. Mientras en Estados Unidos se especula sobre el rating que tendrá, Tyra sigue su camino. El huracán Banks volvió y, como de costumbre, no le teme a nada.