Sarah Jessica Parker ya no necesita a Carrie Bradshaw. Desde que terminó la serie Sex & the city la actriz supo convertir su nombre propio en una marca registrada que factura millones. Y como una suerte de midas fashionista, todo lo que toca lo convierte en oro. Consagrada como diseñadora de zapatos (cuando lanzó su colección en Dubai el mall de lujo Harvey Nichols se vio colapsado de fanáticas) en la última gala del MET lució un vestido creado por ella misma para H&M. Una opción bastante arriesgada teniendo en cuenta que se trata de la alfombra roja que dicta los mandamientos de moda de cada año. Y a eso hay que sumarle el excéntrico tocado, obra de Philip Treacy, que se convirtió en uno de los grandes memes de la noche.

‘China: a través del espejo’ fue la temática de la gala y por lo mismo no sorpendieron los trajes con brocato, bordados y grandes estampados. El rojo se vislumbraba como el color de la noche y así fue, aunque también se vieron transparencias —en unas Kim Kardashian y Beyonce semi desnudas—, y dorado.

Además de Sarah Jessica, otras de las que eligieron el rojo fueron Anna Wintour, la anfitriona de la noche, Amal Clooney, quien llevó un modelo de John Galliano para Maison Martin Margiela, la it Gigi Hadid y Karolina Kurkova, que se atrevió al vestido corto y ganó con un diseño rojo furioso firmado por Tommy Hilfiger.