Es probable que la afamada búsqueda de Dorian Gray por encontrar la juventud eterna sería una pérdida de tiempo en esta época. El culto por un prototipo de belleza estricto, la obsesión por disimular los ‘desperfectos’ físicos y un exceso de cirugías plásticas de la mano de un profundo miedo a envejecer, parecen ser las complicaciones de nuestros antepasados. Hoy la tendencia es totalmente contraria. Desde los noventa, el mundo de la moda les ha dado una nueva oportunidad a las canas y a las arrugas de las mujeres over-sixty (mayores de 60 años), quienes se han transformado en los nuevos rostros de las últimas campañas de marcas de alta costura como Céline, Yves Saint Laurent y Dolce & Gabbana. Artistas, periodistas y modelos, que muestran al mundo ‘el arte de envejecer’. 

Hace exactos 17 años, la vida de Daphne Selfe (87) dio un giro radical. Había sido modelo y extra de series de televisión durante su juventud. Sin embargo, el auge de rostros como el de Twiggy –distinto al suyo, con ojos más bien caídos y larga cabellera grisácea– y la insaciable búsqueda de un estereotipo determinado de belleza en el que ella no sentía que encajara, hicieron que se retirara frustrada de la industria y se dedicara por completo a bailar en una pequeña compañía. Fue en una de sus giras, en las que una periodista de Vogue UK la fichó para salir en un reportaje de la revista representando ‘la vejez’. Gracias a esa aparición, la agencia Models 1 la contactó y desde ahí no han parado de llamarla. Viuda y con 70 años recién cumplidos, revolucionó al mundo de la moda con su llegada a las pasarelas del Fashion Week de Londres en 1998 y volvió a hacerlo tres años después cuando desfiló para Dolce & Gabbana en Milán. Desde ahí, se transformó en la favorita de fotógrafos como Mario Testino y Nick Knight y de marcas como Olay y Nivea.

wp-450-senior

Ya en el segundo milenio, las mujeres maduras fueron sinónimo de éxito de ventas no sólo en la alta costura sino que también en la cosmética. Jane Fonda (77) remeció a las fanáticas de los productos de belleza tras firmar con L’Oréal Paris en 2006 como embajadora de la línea de cuidados para el rostro Age Perfect. Hoy el nuevo fichaje es el de la ganadora del Oscar, Helen Mirren. Por otra parte, la empresaria neoyorquina e ícono de la moda, Iris Apfel (93), se ha transformado desde hace diez años en una de las caras más reconocidas de la moda senior, luego de que el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York abriera la exposición Iris Apfel: rara avis con 80 trajes de su colección, que incluía vestidos de Dior, Nina Ricci, Dolce & Gabbana y Lanvin. Y así, la lista sigue. Las fotografías en ropa interior –sin editar– de Jacky O’Shaughnessy fueron la campaña de American Apparel en 2011. Un año después, Tom Ford subió a su pasarela a Lauren Hutton y Marisa Berenson, ambas con más de sesenta años, y la octogenaria ex bailarina Jacquie ‘Tajah’ Murdock fue el rostro del otoño/invierno de Lanvin. El año pasado fue el turno de Linda Rodin (65) como modelo para la marca de las gemelas Olsen, The Row y el de la actriz francesa Catherine Deneuve, como una de las musas de Marc Jacobs para Louis Vuitton. 

Cuando las aguas parecían estar calmadas y las portadas se repletaban de it girls y modelos de la edad de Cara Delevingne (22) y Kendall Jenner (19), la revolución de las mayores de 60 volvió a golpear. Fue la marca francesa Céline la que escogió a la periodista y escritora de 81 años, Joan Didion, como rostro principal de la nueva colección, en la que la escritora posó con top negro básico, anteojos de sol que cubren gran parte de su rostro, arrugas a la vista y pelo completamente gris. La fotografía de Juergen Teller refleja un look totalmente chic y vanguardista que no se preocupa en esconder la edad de la elegida. Por su parte, Hedi Slimane, director creativo de Yves Saint Laurent, fichó a la cantante Joni Mitchell de 71 años como musa de su campaña 2015. En blanco y negro, con sombrero y túnica, la canadiense luce su larga cabellera blanca mientras toca la guitarra. Y como si fuera poco, Dolce & Gabbana también se unió a la tendencia tras haber publicado una fotografía, tomada por el propio Domenico Dolce, de su nueva colección femenina para la primavera verano de este año que incluye a tres mujeres mayores de sesenta años. Y hay más: Kate Spade juntó a la modelo del momento Karlie Kloss (22) con Iris Apfel para su nueva campaña.

wp-450-senior2

Pero, ¿cuál es la motivación tras elegir modelos over-sixty? Diversas teorías apuntan a que el aumento en la calidad y la disminución de la tasa de fecundidad, según la OMS, han hecho que la industria de la moda quiera apuntar a ese segmento antes abandonado. Otros dicen que es una fascinación de las distintas casas de moda por diferenciarse del resto o una simple estrategia de marketing. Sea cuál sea la excusa, lo cierto es que la tendencia puede encontrarse en todos lados. En 2008, el bloggero Ari Seth Cohen creó el sitio web Advanced Style –que tiene un documental homónimo– en el que muestra fotografías de personas mayores de todo el mundo en Nueva York. Lo mismo ocurre con la estadounidense Baddie Winkle (86) que publica en su cuenta: “Robando a tu hombre desde 1928” y que se ha transformado en un ícono fashion de la red por sus coloridos vestuarios estilo hippie.

La gran conclusión es que el mundo de la moda le da una nueva oportunidad a la naturalidad femenina. No es casualidad que Carmen Dell’Orefice sea la modelo más longeva del momento con siete décadas en el rubro. Si hace 20 años era impensado dejar de teñir las canas, hoy las grandes marcas las engrandecen… y agradecen. Al parecer, la belleza no tiene fecha de caducidad. 

wp-450-senior3