El último de sus sombreros con mayor notoriedad pública fue el que lució la actriz Sarah Jessica Parker para la gala del MET ‘PUNK: Chaos to Couture’. Como un guiño a la temática del evento, el casco tipo mohicano fue ovacionado por los críticos de moda del mundo entero. Pero no ha sido el único hit del año. La agenda de Philip Treacy (46) este 2013 ha sido non stop. En febrero, su amigo el fotógrafo Kevin Davies lanzó el libro Philip Treacy by Kevin Davies, una retrospectiva de su obra durante las últimas dos décadas. El volumen agrupa doscientas imágenes nunca antes vistas de su taller y las pruebas con clientas como Naomi Campbell preparándose para asistir a las carreras de Ascot de la mano del propio Treacy.

“Es un libro bastante inusual porque más que fotos glamorosas es una mirada tras bambalinas, lo cual es interesante. Kevin se enfocó en el proceso y la técnica tras la creación de un sombrero. Su estilo para fotografiar es único, similar a un documental”, cuenta al teléfono desde su taller en un exclusivo barrio de Londres.

Wp-sombreros-450

Otros de sus proyectos fueron el sombrero para el personaje Peter Pan durante el desfile del 20 aniversario de Disney París en marzo; su alianza con Swarovski en abril para diseñar la línea ‘All That Glitters is Gold’ (Todo lo que brilla es oro); una colección de sombreros con la forma de sus orquídeas favoritas para Art of Life, grupo de cultivadores daneses de esta flor, y una muestra de sus sombreros para el musical de Broadway My Fair Lady en septiembre.

Ahora estará nuevamente en la palestra gracias a la exposición Isabella Blow: Fashion Galore! que se exhibirá hasta marzo de 2014 en la  Somerset House de Londres. Esta muestra incluye  más de un centenar de piezas de la colección de la editora de moda e ícono fashion.

Wp-sombreros-450-2

Se conocieron en 1989, cuando Philip era un joven estudiante de diseño de sombreros en el Royal College of Art de Londres. Él llevó una de sus creaciones a la revista Tatler, donde ella era editora de moda. Semanas más tarde, Isabella le encargó un sombrero para su boda con tema medieval, y Treacy ideó un tocado de encaje de oro sobre una pieza de color carne. Entre la excéntrica fashionista y el diseñador surgió una amistad instantánea, y fueron confidentes hasta que ella se suicidó producto de una depresión en 2007.

Para su funeral, Treacy diseñó un sombrero con un barco negro el cual fue colocado sobre su ataúd.

Ese mismo año el sombrerero recibió de las manos del príncipe Carlos la Orden del Imperio Británico como reconocimiento a su contribución a la moda de ese país. No era la primera vez que lo premiaban: en la década del ’90 ya había sido galardonado cinco veces como el mejor diseñador de accesorios en los British Fashion Awards, y fue nominado nuevamente en 2012.

Wp-sombreros-450-3

Nada mal para este hijo de panadero y miembro de una familia de ocho hermanos, criado en el pequeño pueblo irlandés de Ahasgragh, cuya idea de glamour era colarse a espiar los matrimonios de la iglesia local contigua a su casa, fascinado por los atuendos de los asistentes. “Fueron los primeros desfiles de moda que presencié. Aunque muy niño, ya desde ese entonces comprendí que mi trabajo iría por el lado de hacer sentir bien a la gente con mis creaciones”, recuerda.

—Isabella Blow fue una amiga suya muy cercana, además de su mecenas en el mundo fashion. ¿Cómo describiría la relación entre ustedes?

—Ella siempre me alentó. Amaba las cosas bellas y me enseñó mucho acerca de eso. Era una persona cálida, divertida, maravillosa. No le temía a nada en cuanto a moda. Usaba los sombreros que le diseñé como una extensión suya, era parte de su encanto. Su influencia fue inmensa, éramos muy parecidos. Mi estilo era su estilo.

—¿Qué le parece la exposición en honor a su amiga?

—Fui parte de su historia y me alegra muchísimo que finalmente se le dé el crédito e importancia que se merece. Hoy, luego de su muerte, todo el mundo la adora, pero antes la gente se burlaba de ella. Es terrible que alguien tenga que morir para que se la tome en serio… Izzy se vestía como una forma de entretenerse a sí misma y aquellos que la rodeaban. Antiguamente los diseñadores dictaminaban cómo debíamos lucir, ahora las personas valoran la individualidad. Existen muy pocas figuras verdaderamente únicas. Isabella era una de ellas, como actualmente lo son Daphne Guinness, Lady Gaga y Sarah Jessica Parker, me considero muy afortunado por trabajar con ellas.

—¿Usted cree que las personas que aman los sombreros tienen algún rasgo en común?

—Lo que sucede es que los que usan sombreros lo hacen por razones personales, para ellos mismos. A veces el resto cree que es para llamar la atención pero los sombreros funcionan como una máscara. De hecho, te escondes en ellos y hacen que luzcas fantástico, te dan más autoconfianza. Para mí, son el accesorio más emotivo y glamoroso de todos. ¡Los sombreros hacen felices a las personas!

—Sus creaciones son totalmente únicas, jamás repite un modelo. ¿En qué se inspira?

—En la cultura popular, la naturaleza… Me gusta crear conceptos que no hayan sido vistos anteriormente. Los sombreros deben ser originales y no verse anticuados. Empiezo por un dibujo, delineando una forma que luego es tallada en madera. Después se manda a hacer al taller, ya que todos son hechos a mano. Mi equipo está conformado por ocho personas, es relativamente pequeño, pero trabajamos muy duro.

—Diseñó 36 sombreros para el matrimonio del príncipe William y Kate Middleton en 2011. ¿Cómo fue esa experiencia?

—Es emocionante diseñar para un evento real. Me gustó mucho el de Zara Phillips. Era grande y dramático, con hilos metalizados, muy moderno ¡Se veía fantástica! También debo comentar el que hice para la princesa Beatrice –hija de Sarah Ferguson y el príncipe Andrés–, el cual fue muy criticado. Como ella es una jovencita se trató de algo avant garde que no le gustó a todo el mundo. No obstante, ha sido el sombrero subastado por el monto más alto de la historia (USD $ 131.000 en eBay).

—Sus sombreros están hechos con distintos materiales como plumas de pájaros o cristales. ¿Qué tanto determinan sus diseños los materiales que emplea?

—Lo son todo porque cada material tiene sus propiedades y no puedes lograr que haga aquello que no quiere. Por eso es clave entenderlos. Además, son un inagotable elemento para innovar, aparecen materiales nuevos constantemente. Por ejemplo, los cristales son la materia de la cual me imagino que están hechos los sueños.

Wp-sombreros-450-4

De todas las mujeres que adoran sus diseños, destaca Lady Gaga. Es fanática de los sombreros y, según el propio Tracey ha declarado, una de las pocas “entertainer” de la actualidad.

—¿Es cierto que ella quiso hacer una práctica en su taller de sombreros?

—Sí, es verdad, pero tenía pendiente mejorar su destreza para coser. Es muy simpática. Empezamos a trabajar juntos hace un tiempo y ella hace que los sombreros sean más visibles, lo cual es bueno. Muchos de sus fans son adolescentes.

—¿Qué consejo le daría a una mujer a la hora de elegir un sombrero?

—Que no escuche las reglas acerca de si tiene el rostro redondo, alargado o lo que sea. El éxito de un sombrero radica en hallar un equilibrio entre la personalidad de quien lo usa y el tipo de ocasión. Por eso les diría que es una cosa de ensayo y error, y que se prueben cien modelos antes de decidirse.

—Usted ha dicho que el lujo es moderno, elegante, sofisticado y dinámico. ¿Por qué esta definición?

El lujo es trabajar con gente que te agrada y no se limita sólo a un logo o una marca. Es algo bello, emotivo, algo que hace latir tu corazón más rápido. Ya sea una chaqueta, un pañuelo, un sombrero… Es algo que en realidad no necesitas, pero tu alma sí.