El talentoso Nicolas Ghesquière es un amante de la ciencia ficción y los video juegos como ha dicho en el pasado, por eso fue imposible no pensar en Blade Runner cuando comenzó el show y la oscura pasarela que asemejaba un laberinto, se iluminó con pantallas parapadeantes en lilas y calipsos.

La colección deja a Ghesquière posesionado de la marca, y el fantasma del genio de Marc Jacobs queda atrás. Los diseños nos hicieron viajar también a un mundo de ensueño con contrastes de texturas e ideas. Masculino y feminino. Cuero y seda. Cortes de reminiscencias punk, pero con bordados ultra femeninos.

Wp-LV-7

En el front row vimos a Miranda Kerr, Anna Wintour, Alicia Vikander, Mario Testino, Michelle Philips, Chirstian Laboitin y Catherine Deneuve enter los principales rostros. Mientras en la pasarela estaban dos de las modelos más vistas en los shows parisinos: la argentina que obsesiona a la prensa Mica Arganaraz y Line Brems a la que llaman en contra de su voluntad , la nueva Cara Delevigne.

Wp-modelo-2

Tras el desfile, fuimos al backstage y le preguntamos a Carine Roitfield qué le había parecido, “¿dedo para arriba?” -” muchos dedos para arriba”, respondió.

Como nos dijo Ghesquière, “el único límite es la imaginación”, y obviamente la de este diseñador no tiene fin.