Tacones, colores fuertes, aires rockeros, faldita corta y leggins, onda hippie o deportiva. Vestir a una niña o niño hace tiempo que dejó de ser un asunto de rosados o celestes. Lo saben sus padres y también las firmas de todo el mundo que sustentan el boom de la moda infantil, un fenómeno que hace rato llegó para quedarse.

El ejemplo más a la mano es Suri, la hija de los separados Tom Cruise y Katie Holmes, que aterrizó fuerte ¡y con tacones!, en las publicaciones especializadas. Incluso hay blogs que siguen cada una de las nuevas tendencias que impone la niña de apenas seis años.

Desde unas sandalias GAP con las que se paseó por Miami con su mamá —que se agotaron de inmediato— o unos zapatos de Marc Jacobs, que al no estar disponibles en el mercado rápidamente fueron copiados por tiendas como Macy’s. La fijación por lo que usa Suri incluso llega a los pijamas —sus preferidos son Esme Loungewear—, prendas que son arrasadas por hordas de padres ansiosos porque sus hijos parezcan modelos infantiles.
Pero Suri no es la única. Otras minicelebridades que son seguidas por imponer tendencias son Violet (6), la hija mayor de la actriz Jennifer Garner y Ben Affleck, famosa por sus falditas y leggins; Ryder (9), el heredero de Kate Hudson que siempre cultiva un look deportivo; Matilda (7), la hija de Michelle Williams y del fallecido Heath Ledger; Kingston (6) y Zuma Nesta (4), rockeros como sus padres Gwen Stefani y Gavin Rossdale, o los siempre hippies Maddox (11), Zahara (7), Pax (9), Shiloh Nouvel (6), Knox Leon (4) y Vivienne Marcheline (4), hijos de Angelina Jolie y Brad Pitt.

EN LATINOAMÉRICA LA TENDENCIA YA ESTALLÓ. La venezolana Alexandra Azpúrua de Leret, cabeza creativa tras EPK, una marca con ropa designed in France y que tiene presencia en 14 países, hace más de diez años que diseña ropa estilosa para niños y niñas.
“Me casé con un francés y él se dio cuenta de que había un espacio para ropa de niños de buena calidad y a buen precio. La primera colección la hicimos el año 2000”, cuenta Alexandra mientras prepara un desfile con más de 200 niños en Caracas, donde participan varias ex misses Venezuela y cuyas ganancias son donadas al hospital ortopédico infantil, una especie de “Teletón” de la moda donde nadie de la alta sociedad caraqueña quiere quedar fuera.

Azpurúa ni sospechaba que los paseos con sus hijos por alguno de los parques de París terminarían en más de 500 piezas de ropa infantil que EPK produce para cada colección. Y menos que esas poleras o faldas terminarían siendo una herramienta para fomentar la diferencia y tolerancia. En el desfile se ve a niños mostrando estilos basados en lo último que Alexandra pudo ver en Shanghai.
“Todos los años voy a París, Nueva York, Shanghai y Londres, que pienso son las ciudades donde todo está pasando y les traemos a los niños lo mejor de lo que usan los adultos, el vinotinto, flúor, las telas liberty que buscamos en Londres…”, cuenta la diseñadora, que ya prepara un desfile de proporciones en Santiago para este año.

“Nosotros trabajamos directamente en ropa infantil. Nos guiamos por las tendencias, por ejemplo el animal print, las rayas, pero vamos directo a la comodidad de los niños, que la ropa sea flexible. Tenemos mucha ropa trendy, como la de Suri Cruise, y también clásica francesa. Recorremos mucho, y por eso lo nuestro no es un look clásico como Baby Dior o práctico como GAP, sino que una combinación de ambos”, cuenta Alexandra quien ya tiene en escaparates nacionales la colección primavera-verano 2013, con tenidas con rasgos tribales y fluorescentes, algo de vintage urbano o los estampados hippie chic que muchos adultos usan… al igual que sus hijos.

Envíe su opinión sobre este artículo a actualidadcaras@televisa.cl