Sin que duda la competencia por el Oscar al mejor vestuario será reñida. Las cuatro competidoras cuentan con experiencia, talento y varias estaquillas a su haber. Señoras y señores, aquí las nominadas. 

La moda y el cine han ido de la mano durante décadas. Como olvidar a Audrey Hepburn con el  little black dress de Givenchy en Desayuno en Tiffany, a Judy Garland y sus clásicos zapatos rojos en el Mago de Oz o a Marilyn Monroe y su icónico vestido blanco en La comezón del séptimo año. Así, cómo pasar por alto una de las competencias más fascinantes, una que suele librarse tras bambalinas, lejos del protagonismo de otros galardones como los premios a Mejor Película o Mejor Actuación, pero cuyo rol resulta fundamental para alcanzar el éxito.

Las nominadas son:

Sandy Powell – La Favorita y El regreso de Mary Poppins. 

La diseñadora podría romper un récord: la vestuarista viva con más nominaciones (14 en total). Aunque la marca histórica sigue siendo de la fallecida Edith Head, un ícono de los 50’s en Hollywood, con 35 nominaciones y 8 premios Oscars en su vida.

Pero Sandy Powell aún tiene mucho camino por delante. Famosa por su trabajo en grandes producciones como Shakespeare in Love y The Young Victoria, este año sumó otras dos nominaciones por La Favorita y El regreso de Mary Poppins. No es primera vez que obtiene una doble mención: en 1998 fue nominada por Shakespeare in Love Velvet Goldmine y en 2015 por Carol y Cinderella.

Las realeza del siglo de las luces, los tonos blancos y negros, las perlas y los vestidos voluminosos, fueron su inspiración para La Favorita, y considerando que sus tres estatuillas han sido por películas de época, no sería una sorpresa para nadie que ganara su cuarto Oscar este año.

Para Mary Poppins, Powell unió fuerzas con Disney y trajo de vuelta a la querida nana mágica luego de 20 años de la producción original. La diseñadora vistió a Emily Blunt con los sombreros y abrigos ajustados que caracterizaban al personaje original. Baso su creación en fotografías antiguas de la ciudad y anuncios de moda. 

int5918bf901fb544c1499caa8c2741242bddcb4a65_mary-poppins-returns

Mary Zophres – La balada de Buster Scruggs

A sus 54 años ha creado el vestuario de más de 50 películas, entre ellas, Iron Man 2, Indiana Jones, Interstellar y Catch me if you can. Ha trabajado con directores de la talla de Steven Spielberg y los hermanos Coen. Su primera nominación la recibió en 2011 por la película True Grit. La segunda en 2017 por su rol en la exitosa La La Land, inspirada en los musicales clásicos, en los outfits de actrices de Hollywood de los ’80 y en la fotografía moderna para crear los coloridos vestidos que uso Emma Stone. Este año Zophres deja el romanticismo para vestir a vaqueros forajidos en La Balada de Buster Scruggs.

balada-buster-scruggs_1

Ruth E. Carter- Black Panther 

La dos veces nominada al Oscar, ha diseñado trajes para las producciones de Spike Lee, Robert Townsend, John Singleton y Lee Daniels. Famosa por las películas  Amistad y  Malcolm X, hoy regresa con uno de los filmes más exitosos del universo Marvel, Black Panther. Para lograrlo trabajó con 100 compradores quienes fueron a en Sudáfrica, Nigeria y Corea del Sur, para adquirir joyas, vestuario y otros accesorios; así como con fabricantes de moldes, herreros, pintores de textil y sastres en el set, para poder dar vida a la fantástica tierra de Wakanda. “Seleccioné obras de tribus indígenas y las apliqué a un modelo futurista” explicó la diseñadora.

mba0460_v019.1028_r

Alexandra Byrne Mary Queen of Scots

La carrera de Byrne se remonta 1996 cuando diseño el vestuario de Hamlet. Desde entonces ha sido nominada a cuatro Oscars; aunque fue por la película Elizabeth: The Golden Age que alcanzó la consagración. La vestuarista inglesa también ha alcanzado reconocimiento por su trabajo en ThorThe Avengers, y Doctor Strange. Esta vez postula a la estatuilla por Mary Queen of Scots. Para lograr los vestidos que utilizaron Margot Robbie y Saoirse Ronan, Byrne investigó en profundidad los vestuarios y las costumbres de las personas de la época, visitó museos y leyó libros. El resultado: trajes con volúmenes exagerados, mangas confeccionados en llamativas telas y amplios cuellos de encaje.

mary-queen-of-scots-2018-1200-1200-675-675-crop-000000

¿Quién de todas las vestuaristas en carrera se llevará la estatuilla? Hagan sus apuestas.