Hay miles de maneras de celebrar un aniversario en la moda. Para festejar sus 160 años, Louis Vuitton decidió crear una campaña original y rompedora. Por eso, la diseñadora y fundadora de Commes Des Garçons no lo dudó. Cuando Nicolas Ghesquière la convocó para el proyecto The Icon And The Iconoclasts supo que quería formar parte. Para Rei Kawakubo, Louis Vuitton es la firma que mejor sabe reinventarse y la propuesta de intervenir el monograma era demasiado tentadora.

No es la primera vez que la diseñadora nipona trabaja para el gigante del lujo. Ya en 2008 había participado en una línea de edición limitada. Pero en esta oportunidad la consigna fue diferente: “Carta blanca para crear un bolso de inspiración personal y/o una pieza de equipaje manteniendo el espíritu de la Casa de innovación, colaboración y osadía”. Rei no es amiga de las entrevistas —en rigor las detesta— y por lo mismo fue escueta al definir su trabajo. “Hay muchas maneras de romper algo para crear otra cosa. Simplemente hice agujeros en el cuero. Me gustan las carteras pequeñas y quise buscar nuevas formas, algo que jamás se haya hecho, quise experimentar los límites”, dijo la diseñadora japonesa, conocida mundialmente como una de las abanderadas del diseño conceptual. Gracias a su osadía, el tradicional bolso Sac Plat trae una bolsa interna de tela para guardar las pertenencias.

El resultado de esta intervención de edición limitada —de la que también participaron otros maestros de la moda contemporánea como Karl Lagerfeld y Christian Louboutin— ya se puede ver en ciertas tiendas alrededor del mundo.