Como artista Lady Gaga ha hecho de todo, y también ha batido todos los récords. Número uno en infinidad de ránkings, aprovechó su presentación en el festival Coachella para lanzar su último single y en cuestión de minutos pasó a liderar las listas de descargas en Itunes y Spotify.  Nadie en su sano juicio podría dudar de su poder hipnótico. Todo lo que Gaga toca lo convierte en oro. En brillantes, para ser exactos.

Tiffany HardWear es la última incursión de la camaleónica cantante en el mundo de la moda, y definitivamente la más lujosa. Una colección de joyas que se presentó durante el pasado Superbowl, la transmición más importante de la televisión internacional.

Lady-Gaga-behind-the_4273-(2)

Considerada por la histórica marca como “un verdadero ícono de estilo de Nueva York”, Gaga participó activamente del proceso de diseño, al que llamó “viaje creativo hacia la autoexpresión y el empoderamiento”.

La  campaña  fue  creada  y  dirigida  por  el  equipo de Tiffany en colaboración con Grace Coddington, la colorina más famosa de la industria y ex directora creativa de Vogue USA, y las fotos fueron hechas por el talentoso David Sims.

Anillos, aros, pulseras y collares de oro 18 kilates y también plata forman parte de la colección que seguramente hará historia y que desde los últimos días de abril está disponible en las tiendas Tiffany de todo el mundo (también en Chile, en el Distrito de Lujo del Parque Arauco).

Siete años después de haber dejado al mundo boquiabierto con su vestido de carne, Gaga se ha vuelto más Lady que nunca.