Francisco Camiroaga: Trama y urdimbre

Con crines de caballo y tintes naturales, Francisco Camiroaga comienza a hilvanar una nueva historia con una colección que presentará en la Feria de Accesorios en el marco de la próxima Fashion Week de París. “Esto ha sido volver a mis inicios como diseñador de objetos. He trabajado con muebles e interiorismo. Pero el fantasma del diseño siempre estaba rondando”, confiesa. Se encantó con la idea de trabajar con un material orgánico, simple, liviano. Una historia que comenzó con el tenue detalle de encontrar un pelo de caballo que se sostenía firme en el alambre de púas de un cerco. “En ese momento, decidí que seguiría investigando en la nobleza de esta fibra natural y luego conocí a Juani Carter y su familia, quienes hacen maravillosas piezas inspiradas en la naturaleza cerca de Linares”. Francisco sumó su experiencia en diseño, paleta de colores y ahora su sueño es hacer colecciones que indaguen en abstracciones y renovadas formas figurativas. Abejas, mariposas y flores como prendedores, tocados y sombreros con aplicaciones de oro y plata están en la tienda de Lola Lecannelier. “Esta técnica tiene más de 300 años, es el momento de dignificar su origen y llevarla al mundo. Nuestro sueño es llamar la atención de las grandes casas de moda de París”, dice antes de partir.

IMG_9692

Paulita Errázuriz: Sicodelia pura

El simbolismo de los movimientos de los años ’60, con la música de fondo de Jim Morrison y Pink Floyd, se convierte el leit motiv que Paulita Errázuriz imprime en sus colecciones. “Esa tradición que luego se actualiza con el existencialismo y el sicoanálisis, es una inspiración permanente”, dice. Su pasión por ese escenario de revoluciones y excentricidad se ha convertido en un campo de trabajo para prendas inundadas de formas orgánicas, símbolos y colores contrastados con altura boho, sin perder de vista códigos de elegancia. Ahora está concentrada en la confección de piezas de alta costura que elabora en talleres en España y Chile. “Mi sueño es estar con mi ropa en los lugares que más me representan, como Londres, Santiago, Formentera, Saint Barth, Zapallar y Río de Janeiro, ojalá fueran más islas y playas que son mi lugar favorito”. La liberación a través de la estética es su filosofía creativa, pero el paisaje también es fundamental: “un verano hippie en la arena, un estilo bohemio con toques chic es todo lo que sueño”.

6D4A1402

Macarena Yáñez: Recortes son sentido

Macarena Yáñez (35) —licenciada en artes de la Universidad de Chile, máster del Central Saint Martins en Londres— escudriña libros, enciclopedias, diarios y revistas para encontrar la imagen perfecta. De esa forma, junta pedazos de historias y genera un mensaje. “Trabajo una narrativa surrealista a través de la gran cantidad de imágenes impresas presentes en el diario vivir. Recorto revistas y todo lo que se cruza por mi camino y en mis collages utilizo recurrentemente imágenes de flora y fauna para conectar al observador con la naturaleza”, explica. Maca también toma influencias del mundo de la moda, generando una fusión en donde arte y tendencias se complementan para empoderar la imagen femenina. “Comencé dibujando siluetas de modelos en pasarelas el año 2006, en papel de sticker, y desde ahí siempre he sentido fascinación por las revistas, en ellas encuentro una inmensidad de imágenes e inspiración para mis obras”, relata.
Hoy vive en Chile y hace residencias de arte en diferentes países como Taiwán, Francia y Panamá. Acaba de presentar su trabajo en la Feria Art Santiago en el Gam y planea un proyecto con la colaboración de la fotógrafa Alexandra Uhart, con quien realizará una residencia en el Desierto de Atacama.

IMG_5905

Juan el daltónico: Acento dramático

Aunque desde pequeño Juan Cabezas (26) tuvo una inquietud artística muy marcada, a la hora de elegir una carrera optó por arquitectura. “No me atreví a estudiar diseño de vestuario y estoy lejos de estar arrepentido. Así fue como logré aprender el proceso creativo completo desde la génesis de una idea hasta los materiales adecuados para materializarla”, explica, mientras acomoda sus tocados y sombreros sobre una mesa. Su fascinación por estos accesorios está ligada a un espíritu creativo en constante ebullición. Partió posteando sus creaciones en la red social Instagram y fue ahí donde lo descubrió el diseñador Sebastián Hasta Nunca. Hoy, sus principales destinatarios están en la industria de la moda. “Creo fantasía y me importa un bledo si es cómodo, usable o barato. Lo mío es vender ideas de manera atractiva. ¡El mundo ya tiene suficientes restricciones!, y los sombreros son como las efemérides de la moda. Nos acompañan en grandes ocasiones”, dice, al tiempo que reconoce que le gustaría aprender joyería para complementar su trabajo.

bolso-2

Camila Cerda: Acuarelas de colección

Camila Cerda (30)  comenzó ilustrando a sus personajes de anime favoritos y, de a poco, fue soltando la muñeca hasta transformarse en una experta. Luego estudió diseño en la UC, se fue de intercambio al Politécnico de Milán y allí tuvo su primer contacto con el mundo de la moda. “Me encantó Italia, especialmente Milán. Y si bien siempre sentí una atracción por las tendencias desde un punto de vista superficial, de a poco me fui interiorizando y empecé a mirarlas de otra forma. Como un verdadero arte…”, explica. Terminado el intercambio, volvió a la capital de la moda para especializarse en el Design for the Fashion System en donde aprendió más sobre ilustración. Hizo su práctica profesional en una empresa de estampados que la puso en contacto con marcas como Topshop, Zara y el grupo Inditex que reúne a Pull and bear, Oysho, Stradivarius y otras marcas de moda. Hoy, ella es la encargada de diseñar e ilustrar los estampados que cientos de mujeres en Europa y el mundo visten en sus outfits. “Trabajo de forma independiente. Las marcas me piden algún diseño y yo los envío. Mezclo tonalidades, texturas, y creo diseños con toques femeninos, generalmente flores, mujeres o figurines de moda”, aclara la artista que realiza todos sus diseños en acuarela. “Nunca imaginé que mis dibujos terminarían en la ropa de otras mujeres. Es un verdadero sueño”. Hace cinco años que vive en Milán. Su plan es fundar una marca propia y seguir creando.

5I0A8539

Francisca Torres: La belleza de lo simple

Debutó junto a su hermana Bernardita con una tienda en 2009 que bautizaron como Candies. Un terreno fértil para confirmar las fuerzas y debilidades de las opciones de ropa en Chile. Les llamó la atención que no existiera oferta de básicos con potencia y calidad, un escenario que las impulsó a buscar algodones pima en Perú para la confección de poleras en blanco y gris, vestidos de cóctel y camisas livianas. Esa impronta de líneas puras y tranquilas fue el sello inicial de lo que ahora es Quina: una etiqueta que hoy suma telas importadas desde NY, lentejuelas y hasta sedas. “Nuestra idea es vestir a una mujer real día a día, a través de prendas que no abusen de tanta información”, dice Francisca Torres. Desde el terreno creativo asume una búsqueda constante en torno a la belleza de la simplicidad, “un proceso de observación que va del diseño a los detalles”, agrega la periodista, productora y estilista que combina su trabajo con el de ‘constructora de clósets’, una tarea de asesoramiento de absoluta reserva para personas que no tienen tiempo para renovar su armario, “una suerte de piloto automático de estilo y vestir apropiado”.

ENP_0264_1

Chiara Leone: Silueta renacentista

Cuando la descubrieron en la playa Aguas Blancas de Maitencillo durante un scouting de Elite Model Chiara Leone (16) apenas tenía 12 años, pero su tesón y ese rostro renacentista que seduce de entrada fue más que suficiente para que la agencia de modelos apostara por ella. Cuatro años más tarde, esta chileno-italiana de madre peruana es por lejos la maniquí local con más proyección internacional.
En menos de un año de carrera profesional consiguió brillar en las páginas de Vogue Italia y desfilar para Cédric Charlier, Antonio Marras, Armani y Tod’s. Hoy, su centro de operaciones es Milán, desde donde se mueve a las principales capitales de la moda del mundo. “Tengo claro lo que quiero y sé que lo voy a lograr. No me importa levantarme a las tres de mañana y posar con ropa de verano bajo el peor de los fríos. Me divierto demasiado trabajando. Esa es la clave. Si lo pasara mal no seguiría”, dice, convencida de que el día que desfile para Victoria’s Secret, uno de sus sueños, se acerca.