Es la imagen viva de su madre en versión adolescente. Kaia Jordan Gerber, la hija menor de Cindy Crawford y el empresario Rande Gerber, es la nueva promesa del modelaje que —con solo 14 años— ha protagonizado varias campañas publicitarias y acaba de firmar contrato con una de las agencias de maniquíes mejores pagadas de la industria. No tiene el famoso lunar en el lado izquierdo del labio que hizo famosa a su madre en los ’90, pero sí la belleza, estilo y elegancia necesaria para transformarse en el ícono de una nueva generación de tops. Y así lo creen también varios agentes, modistas y fotógrafos, que ven en la jovencita nacida en California todo el potencial para ser una modelo internacional. La personalidad de estrella le sobra y los genes han jugado a su favor. Paso a paso y desde pequeña comenzó a cimentar el camino de una prometedora carrera. “Como su madre, Kaia tiene un don muy especial, la cámara la adora”, dijo la diseñadora Donatella Versace al portal de noticias Daily Mail cuando la joven fue elegida rostro de línea young de la marca italiana con apenas 10 años. Luego, a los 12, posó con estilo junto a Romeo Beckham en una campaña de Burberry, apareció junto a su hermano Presley (16) en CR Fashion Books y durante el verano de 2014 protagonizó su primera portada en la revista Teen Vogue. Desde ese momento clave en su ascenso han pasado dos años.

Actualmente Kaia tiene cerca de medio millón de seguidores en Instagram, donde posa con tenidas vintage cada vez más sofisticada y parecida a su madre. Es invitada a los principales eventos de moda y ha confesado que admira el éxito de su ‘colega’ Kendall Jenner. Hija de una celebridad mundial, Kaia está aprovechando cada impulso y oportunidad que se le presenta. Acaba de protagonizar la campaña publicitaria de la temporada primavera-verano 2016 de Chrome Heart, una marca especializada en atuendos roqueros que se fijó en ella luego que el año pasado firmara contrato con IMG Models, una de las agencias más importantes del mundo que representa, entre otras, a Kate Moss, Gisele Bündchen, Gigi Hadid y Jon Kortajarena.

Este fichaje significó el real y firme debut de la adolescente como maniquí y a su vez le aseguró la entrada por la puerta ancha al mundo del modelaje. Esto en paralelo al retiro parcial de Cindy Crawford de las pasarelas, diva icónica que apenas cumplió los 50 anunció que cambiaría su enfoque para dedicarse a sus negocios, amigos y familiares. Y ya lo está haciendo. Acompaña a su heredera en cada paso que da: desde peinar sus cejas hasta aconsejarla respecto de cómo posar en las fotografías. Y es que nadie podría hacerlo mejor que la profesional más rentable de la industria, y primera supermodelo estadounidense.
Si bien en un inicio Cindy confesó que no quería que la menor de sus hijos iniciara una carrera en la moda hasta que tuviera 17, hoy presume de sus éxitos, la apoya y se muestra orgullosa. Tanto así que decidieron posar juntas en la última portada de la edición francesa de Vogue. Fotografiadas por el peruano Mario Testino y con el acertado estilismo de Emmanuel Alt, lucen como dos gotas de agua. Chaquetas de cuero idénticas, maquillaje sutil y cejas perfectas. Look noventero que provocó que ambas, en vez de madre e hija, se vean como auténticas gemelas. En la publicación, que incluye entrevista a la dupla, la joven Kaia confesó: “No había posado como modelo profesional hasta ahora porque quería tener tiempo para disfrutar de mi niñez y estar centrada en el colegio”. Mientras, su madre compartió en su cuenta de Instagram que salir en una portada con su hija significaba un momento muy especial. “Siento que mi primera aparición en una revista fue ayer. El tiempo pasa tan rápido y estoy orgullosa de que mi hija también viva esta aventura”.

Aunque los medios no dejen de compararlas, Kaia brilla con luz propia. Con el mismo ángel que caracterizaba en su juventud a la mítica conductora de House of Style, su aún adolescente heredera sabe muy bien cómo honrar su legado.