Con propuestas ultramodernas y una mirada más occidental que en versiones anteriores, el Jakarta Fashion Week convocó a diseñadores consagrados y emergentes con un objetivo claro: convertir a esa ciudad de Indonesia en un referente de la moda mundial.
Sobre la pasarela se vieron propuestas completamente diferentes: modelos sobrios convivieron con alternativas más teatrales y audaces. Una de las diseñadoras más aplaudidas fue Leny Agustine, que en colaboración con la marca cosmética The Body Shop mostró vestidos creados con la técnica del Origami en una colección que llamó ‘Jardín de papel’. Un festival de color y texturas que fue aplaudido y ovacionado por moderno y también por tratarse de diseños amigables con el medio ambiente.

jacarta01En total fueron más de 170 desfiles que mostraron lo mejor de la moda oriental. Desde Tailandia hasta Corea del Sur, los diseñadores rompieron con los cánones estéticos de la región para captar la mirada del público occidental. ‘Indonesia hoy, el mundo mañana’ fue el título de este Fashion Week que busca posicionarse y marcar tendencia incluso entre las mujeres musulmanas, más conservadoras a la hora de elegir prendas de colores extremos.

Vestidos peplum (con sobrefalda a la altura de la cintura), hombros al descubierto, sombreros de ala ancha y pantalones tipo palazzo fueron algunas de las propuestas. El estilo romántico también se hizo presente, al igual que el hippie chic, que llegó de la mano de Denny Wirawan y sus propuestas con polleras vaporosas y telas batic. Jakarta quiere despertar al glamour. Y, por lo que se ha visto, va por ese camino.