Pasado el mediodía del 27 de agosto, el cuarto piso del hotel W estaba agitado. Focos, flashes y un grupo de personas vestidas en tonos neutros conversaba en voz baja mientras observaban a algunos periodistas de revistas de moda. Era el equipo de la agencia de modelos Elite Chile, que ajustaba los últimos detalles antes de ‘la gran noche’. Su directora, María de los Angeles Paúl, corría de un lado a otro con papel en mano. En él, 16 fotos blanco y negro de la nueva generación de modelos que habían preparado por años desde que las descubrieron –en playas, centros comerciales o por fotografías enviadas a través de internet–. Ese día era el más importante del año en la agencia, porque se celebraría la final del Elite Model Look with Falabella, concurso responsable de catapultar a la fama del modelaje a maniquís en más de 70 países en el mundo, como lo hicieron con Alessandra Ambrosio, Cindy Crawford y Gisele Bündchen.

wp-ELite5-450

Como ellas, miles de jóvenes que bordean los 15 años quieren replicar esa historia de éxito en Chile. Son más de 500 las solicitudes mensuales que la agencia recibe. Todas ellas, sumadas a los scoutings –algo así como una búsqueda de potenciales modelos– que un grupo de profesionales con verdadero ‘ojo de lince’ hace durante el año. Ellas añoran desfilar en las pasarelas más cotizadas del mundo, pero lo que verdaderamente reciben en la agencia es un “entrenamiento para lograrlo”, afirma María de los Angeles Paúl. Clases de pasarela y talleres creativos que las preparan por casi un año, “donde aprenden a reírse de sí mismas y a no tener vergüenza”, agrega Marisol García, asistente de dirección de Elite.  Comer saludable e internalizar una rutina de deporte, son también parte de la espina dorsal de este trainning.

wp-ELite3-450

Sin duda, hay requisitos para integrarse al equipo de futuras modelos. Y la altura puede ser el mejor aliado de muchas. Las 16 finalistas de Chile bordean el metro ochenta, lo que las hace ser una de las generaciones más altas de los últimos años. Un factor relevante, ya que la ganadora competirá con  modelos que casi llegan a los 2 metros sobre tacones, requisito esencial sobre todo para las pasarelas de alta costura. “Cada día observamos modelos más altas en países donde no acostumbrábamos a verlas, porque ya no existen barreras en el mundo y eso hace que las razas cambien”, asegura el presidente de Elite International, Vick Mihaci.

wp-ELite6-450

Cuando quedaban minutos para comenzar la final del Elite Model Look with Falabella, las instrucciones desde backstage eran claras. “No miren a nadie, no hagan contacto visual”, les repetían algunos coach de la agencia tras el escenario a las 16 finalistas. Entre ellas, se deseaban suerte. Algunas seguían probando miradas frente al espejo, otras, observaban tras el telón a los más de 300 invitados que vistieron de gala al Museo de Arte Contemporáneo (MAC) y que esperaban ver su debut en la pasarela. Entre ellos,  Cecilia Bolocco, Nicolás Massú, Rosa Parsons y Jordi Castell, además de modelos íconos de Elite, como Renata Ruiz y Trinidad de la Noi. El jurado fue  presidido por la ex Miss Universo e integrado por Carolina Ruiz, el artista Matías Vergara, el fotógrafo Claudio Robles; María de los Angeles Paúl y el presidente de Elite Model internacional, Vick Mihaci; el representante de Elite Latin and South America, Jean Pierre Begon, el actor Álvaro Rudolphy; el gerente de Falabella Zona Oriente, Tomás Platovsky; y la subdirectora de CARAS Lorraine Thomson.

wp-ELite4-450

Fue el apagón de luces lo que marcó el inicio del concurso conducido por Carolina de Moras, otra de las grandes apuestas que ha tenido la agencia. Entre tacones y piernas eternas, las finalistas presentaron looks de la moda 70’ chic y también los adelantos de la marca juvenil de Falabella, Sybilla. Carteras y bolsos de temporada de Michael Kors, Longchamp y otros prestigiosos diseñadores sacaron suspiros entre el público que no disimulaba su ansiedad porque llegara el momento de la última pasada. A eso de las 11 de la noche, fue el mismo jurado el encargado de revelar los nombres de los tres primeros lugares. Catalina Román y Claudia Cabezas obtuvieron tercer y segundo puesto, pero la ovación llegó cuando al unísono se nombró a la ganadora del concurso, Chiara Leone –casi la más alta del grupo con 1 metro y 78 centímetros– y la encargada de representar a Chile en la final internacional que aún mantiene en incógnita dónde será.

Wp-carolina-de-moras-escenario-450

Rubia con el pelo liso hasta la cintura, piel perfecta y ojos felinos, la joven promesa de catorce años fue descubierta por Elite a los doce, mientras veraneaba en Maitencillo. Allí, Marisol García de la agencia le tomó un par de fotografías y puso sus fichas en ella. La mostró en reuniones e insistió en entrenarla para que participara en el certamen. “Me preparé duro para esto y siempre fui la más chica. Ahora me tocó a mí y me fue increíble”, cuenta Chiara, que desde hace dos años participa en los entrenamientos que se hacen cada viernes y sábado, lo que explica la naturalidad  que tiene para caminar en tacones. Mientras habla, cruza una pierna por sobre la otra y pronuncia delicadamente cada palabra, como si jamás quisiera perder la elegancia. Pretende estudiar nutrición, pero su gran sueño está arriba de las pasarelas: “quiero ser un ángel de Victoria’s Secret tal como mi ídola, la modelo sudafricana Candice Swanepoel”.

wp-ELite2-450

Dentro de poco se va a vivir a Milán por el trabajo de su padre, ahí probará suerte como modelo en la sede que Elite tiene en esa ciudad, aunque tiene claras sus metas: “quiero seguir en esto y ganar el primer lugar”, afirma la nueva cara del modelaje nacional.