Boquiabierto. Así quedó el mundo de la moda tras la reaparición de John Galliano de la mano de Anna Wintour en los British Fashion Awards. Era la noche de la editora más influyente del mundo y fue ella misma quien se encargó de devolverle el protagonismo al modisto. Se trataba de una segunda oportunidad para el creador que tuvo como símbolo el vestido que la editora de Vogue eligió para el evento: el primero que ve la luz desde que el diseñador está trabajando en la casa Maison Martin Margiela. El primer galliano desde hace mucho tiempo. Pero, ¿qué había sido de este estrambótico personaje? Luego del retiro forzoso en marzo de 2011 tras la publicación de un polémico video en donde el ex director creativo de Dior declaraba su amor por Hitler, muchos creyeron que ese sería su final.

Pero las segundas oportunidades existen —sobre todo cuando se acompañan de una catarata de disculpas y explicaciones que fueron aceptadas sólo por algunos—, y más para los genios.

Luego de un paso fugaz por Oscar de la Renta, la expectativa por el retorno de Galliano con Maison Martin Margiela era máxima. Y no defraudó.

“Fue ella quien me tendió la mano cuando yo era un paria”, dijo el modisto al comenzar su discurso visiblemente emocionado, contagiando esa misma sensación en todo el público que seguía la entrega en vivo y también a través de las redes sociales. 

Luego del abrazo de rigor, Galliano le entregó a Anna Wintour el premio a la excelencia. El vestido negro con una enorme flor pasará a la historia al igual que su creador.

Faltan pocos meses para que empiecen los desfiles y el ex Dior se presente en sociedad con una colección completa. Pero el nuevo capítulo ha comenzado y, una vez más, es absolutamente prometedor.