El mundo de la moda está de luto. El icónico diseñador alemán, Karl Lagerfeld, ha muerto. Medios franceses confirmaron su deceso en el Hospital Americano de París, del distrito Neuilly-sur-Seine, durante la madrugada de este martes. Aquí el recuerdo de uno de los modistos más revolucionarios de las últimas décadas.

Las dudas sobre su estado de salud surgieron luego de que el 22 de enero de este año, el director creativo de Chanel se ausentara por primera vez al desfile de su firma de moda. De los 36 años que lideraba la prestigiosa marca francesa, jamás había faltado a tal relevante cita.

Ante las especulaciones, su mano derecha, Virginie Viard, aseguró a los medios que “se sentía cansado”. Ese fue el primer indicio de la despedida. Tal como adelantó Paris Match, la noche del lunes, el director creativo de Chanel habría sido hospitalizado de urgencia. Hasta el momento no se ha confirmado las causas de la muerte.

Karl nació en septiembre de 1933 en Hamburgo, Alemania. Su historia en la moda comenzó a fines de 1949 cuando asistió a su primer desfile Dior. En 1955, y compitiendo con el reconocido Yve Saint-Laurent,  ganó el concurso International Wool Secretariat, en la categoría de abrigos, llamando la atención de Pierre Balmain. En los 60’, realizó las primeras colaboraciones con la Chloé dando un paso significativo en su carrera. Su pasión y el talento por las costuras, lo puso a la cabeza de la casa Fendi en 1965, donde se encargó de crear el emblemático logo de la marca italiana.

Veinte años más tarde, Alain Werthimer, propietario de Chanel, llegó a la puerta de Lagerfeld. Werthimer buscó al diseñador luego de que Coco Chanel -fundadora de la marca- no supiera anticipar el éxito mundial de los pantalones vaqueros y las minifaldas. Con su largo pelo recogido, de traje y escondiendo su intensa mirada bajo sus gafas oscuras, Karl rejuveneció a la firma y revivió de manera extraordinaria sus tradicionales códigos. Quien se definía como “una máquina”, llegó a crear diez colecciones anuales para Chanel.

Sin pelos en la lengua, sus críticas a la gente con sobrepeso y el fuerte discurso contra las políticas francesas, lo coronaron como el kaiser de la moda. Su imparable ingenio y autenticidad lo posicionan como una de las figuras más importantes en la industria. Aquí recopilamos sus frases más célebres:

“Nunca he aprendido de nadie, solo he aprendido de mis propios errores”. 

“Soy un diamante negro, en bruto. Los diamantes negros son inusuales, difíciles de cortar o tallar, y por lo tanto poco comerciales” 

“Yo diseño de la misma manera en que respiro. Uno no pide respirar, sencillamente sucede”. 

“Tengo los pies en la tierra. Simplemente, no en ésta”.

“El único amor en el que creo incondicionalmente es en el de una madre por su hijo”. 

“Nunca salgo sin mis gafas oscuras. Me gusta observar, no ser observado”. 

“La personalidad comienza donde las comparaciones terminan”.

“Un gran sentido del humor y un poco de falta de respeto: eso es todo lo que necesitas para que tu leyenda sobreviva”.