Caras

Fotos

El despegue de Trinidad

Chaqueta Sarika Rodrick. Falda Guess. Botas Montemarano. Cartera Sarika Rodrick. Cuero con cuero para un invierno con toques de rock.
  • Fotos Claudio Robles y Tomás Meersohn
  • Producción Ita Pavissich
  • Maquillaje Iván Barría.

Es el casting para la Semana de la Alta Moda en Milán. Decenas de maniquíes de los cinco continentes se prueban la ropa en simultáneo. Un hombre bronceado y de pelo blanco se para justo frente a la chilena Trinidad de la Noi y le dice: “Eres perfecta para mi ropa”. Ella no lo conocía, pero ese señor era Giorgio Armani. Unas horas antes, también había encandilado a Doménico Dolce, de Dolce & Gabbana, para quien desfiló en dos oportunidades.
Pasaron apenas dos años desde que comenzó su carrera como modelo (ganó el Elite Model Look Chile) y desde entonces su agenda se ha llenado de compromisos. Tiene 16 años, cursa segundo medio y su sueño es triunfar en Nueva York. Aunque para eso falta, gracias a la nueva ley que establece que no es legal contratar menores de 18 años. Mientras tanto, Trinidad divide su tiempo entre los estudios, las campañas, los desfiles y su flamante pasión, el cine. Es la protagonista de Maldito amor, la nueva película de los hermanos Badilla donde comparte cartel con Kel Calderón y Diana Bolocco. El film se estrenará en octubre y aunque asegura que fue una experiencia increíble, dice que quiere concentrarse únicamente en el modelaje: “No haría una teleserie porque son muchas horas de grabación y mi prioridad es crecer y desarrollarme como modelo, que es lo que realmente me encanta”, cuenta.
Trinidad también protagonizó la campaña internacional de lencería de La Perla y una de las gráficas de D&G Beauty, la lujosa marca de maquillaje que tiene como makeup artist a Pat Mcgrath. “La primera vez que la vi no tenía idea lo importante que era en el mundo de la belleza. Es súper simpática, en el backstage todos estaban estresados menos ella”, recuerda.
Simpática y de modo suave, Trinidad va a todos lados acompañada por su madre, quien además administra su plata.
—A simple vista tu historia parece un cuento de hadas...
—Casi todo. Tenía pensado irme a París justo cuando salió la reglamentación que prohíbe a las modelos menores de 16, y este verano pensaba instalarme en Nueva York, pero tampoco puedo trabajar allí. En el colegio tengo problema con las inasistencias y no hablo bien inglés. Pero no me quedo callada, ¡Pronuncio como indio, pero hablo igual!
Todas las modelos que han llegado lejos destacan a la personalidad como el rasgo más importante para conseguir grandes logros. Trinidad va por ese camino.

Comentarios

comentarios