Si sigue su cuenta en Instagram o en Twitter sabrá que Mr Blasberg parece tener el don de teletransportarse. Una noche podemos ver sus fotos en una gala en Nueva York y  a la mañana siguiente estará en la piscina de un hotel en Capri, acompañado siempre de un entourage de It girls.  Este socialité nacido en Saint Louis, Missouri, convertido hoy en la figura más codiciada en las fiestas y eventos más importantes del mundo fashion tiene risa fácil y siempre está de buen humor, solo se pone serio a la menor insinuación de que se le considera un It Boy. “Creo que es un insulto al duro trabajo editorial que he realizado en los últimos diez años”, responde al sitio online Fashionista.com.  “Prefiero ser presentado como Derek Blasberg, autor superventas del New York Times”.

Party boy, boy toy, y todos esos epítetos que implican que solo vive de fiesta en fiesta y de avión en avión lo horrorizan. Por algo ha lanzado dos libros, Classy y Very Classy, verdaderos manuales femeninos escritos con humor  con consejos para ser chic.  Actualmente es editor general del Harper’s Bazaar americano y de las revistas VMagazine y VMan además de su célebre blog Mr Blasberg, y numerosas otras publicaciones en medios como el New York Times, Another Magazine, el Sunday Times londinense, en el rol de editor invitado. Como si todo esto fuera poco, su último proyecto es la creación de una línea de escritorio en colaboración para la marca Opening Ceremony que lanzó el año pasado y que ahora tiene una versión online para la firma Paperless Post, la que incluye por supuesto ingeniosas invitaciones a eventos.

Es difícil conversar más de un minuto con Derek Blasberg sin que alguien se acerque a saludarlo. En los eventos de moda que hemos compartido con él, damos fe que su presencia es como un imán irresistible. Anna Dello Russo, Sienna Miller, Harry Styles entre muchos otros lo saludan con cariño y le comentan: “Nos vemos en París el miércoles” o “¿Vas a lo de Tom (Ford) esta noche?”.

Pero, quién es este personaje que a los 31 años ha sido definido como una mezcla entre Truman Capote y Carrie Bradshaw. Hijo de un contador jubilado y de la editora de una revista médica, fue desde pequeño, un chico popular y alegre que se graduó con honores de la enseñanza media en su natal Saint Louis. Pero él siempre soñó con vivir en Nueva York, así que hacia allá partió una vez terminado el colegio y con la ayuda de una beca estudió periodismo y literatura en esa ciudad.

Wp-Derek-450

Siempre sintió atracción hacia el mundo de la moda y su primer trabajo fue redactando biografías de modelos para la agencia Elite. Muy pronto consiguió trabajo como asistente de modas en la Vogue americana para renunciar después de un tiempo en medio de rumores que lo acusaban de haber jugado un papel importante en la ruptura temporal de la pareja formada por Jack Mc Collough y Lázaro Hernández, diseñadores de la casa Proenza Schouler. El rumor habría enfurecido a Anna Wintour, la respetada y temida editora de la Biblia americana de la moda.

“Hubiera querido que Anna no hubiera sabido de mi existencia”, confesó a Eric Wilson en relación a lo ocurrido. El famoso periodista del New York Times en una ya legendaria entrevista consiguió acompañar a Blasberg durante una noche de fiestas en Nueva York. Wilson quería averiguar el secreto: cómo es que este chico de provincia llegó a ser el mejor amigo de cuanto personaje famoso transita en el mundo de la moda. Fotógrafos, diseñadores, socialités, actores y por supuesto modelos se rinden a sus pies. Dasha Zukova, la millonaria fashionista dice:  “Siempre está de buen humor y es un increíble oyente”. Mientras su amiga Kathie Lee Jael cuenta: “El es el tipo de persona por la que uno se siente inevitablemente atraída. Cuanto más lo conozco más aún quiero estar con él”. Es el compañero de fiesta ideal y se lo pelean desde Alexa Chung, quien ha viajado de vacaciones varias veces con él, hasta Cara Delevigne y su hermana Poppy pasando por la mejor amiga de Derek: la top model también oriunda de Saint Louis, Karlie Kloss. La anfitriona del lanzamiento de su primer libro fue la actriz Chloe Sevigny y él y su ex novio Lylle Maltz eran siempre invitados a las fiestas de Karl Lagerfeld.

Dueño de un talento innato para hacer conexiones, él mismo contó un día: “Un minuto era un estudiante del medio oeste americano y al otro estaba sentado en un lanzamiento entre George Clooney y Lindsay Lohan en el club Bungalow 8. Todo ha sido tan rápido que no sé cómo ocurrió”. Su carrera de periodista de moda, sin embargo, no ha estado exenta de escándalos. Luego del impasse de Vogue, Mr Blasberg ha sido acusado de venderse y alabar en sus variadas crónicas a las marcas para las que ha trabajado como asesor de imagen a cambio de viajes y conexiones. Sus consultorías para las casas de moda más grandes del mundo como Chanel, Louis Vuitton, Carolina Herrera, H&M, Tiffany’s y otras, no han dejado indiferente a nadie.

Wp-classy-450

Pero Derek logra sortear estos inconvenientes sin problemas y sigue siendo el invitado obligado a cuanta gala y fashion week hay en Europa y Estados Unidos, los que inmortaliza de  inmediato en Instagram.  “Sé manejar mi tiempo, y lo estrujo al máximo, duermo lo mínimo, trabajo duro y lo disfruto, lo que lo hace fácil”, continúa, “en estos tiempos hay que tener varias actividades, dedicarse sólo a una es muy del siglo pasado” y sonríe con esa actitud que ha conquistado al mundo de las celebridades que lo veneran, para luego perderse entre la multitud con ese look entre chico de barrio y dandy que inspiró a los personajes masculinos de Gossip Girl. Pero no desaparece por mucho: pronto se escucha a alguien llamar “Derek!” y Mr Blasberg vuelve a ofrecer su amplia sonrisa.