Perdida por el mercado de Abu Dhabi buscando a un antiguo novio… Con pelo alborotado, una maxi falda de tul púrpura, polera negra y zapatos del Medio Oriente… Así es como Sarah Jessica Parker decidió grabar la imagen de Carrie Bradshaw en la mente de sus fanáticos cuando filmó las últimas escenas de Sex and the City. Y así, con una mezcla de colores y texturas, es cómo recordamos su figura tan imponente en la moda hasta el día de hoy.

Sin embargo a sus 50 años, Sarah Jessica Parker no necesita del armario de Carrie para hacerse respetar en la industria. Íntima de figuras como Anna Wintour, Manolo Blahnik y Oscar de la Renta, las excentricidades de su personaje por más de 17 años ya no son infaltables para liderar un ranking de moda. Todo lo contrario. Hoy la artista cumple patrones con tonalidades sobrias y le hace honor a su delgada figura ícono de Nueva York, con un look más tranquilo, a base de prendas bastante clásicas.

Aquí, de pies a cabeza, lo que no puede faltar para conseguir el look de la artista.

Wp-sjp-stilettos-450

BÁSICO Nº1: Stilettos

Tradicional y necesario. El clásico par de Manolo Blahnik se ha convertido en sinónimo de Parker caminando por las calles de Nueva York. Es el histórico stiletto puntiagudo, que debe superar los 7 centímetros de alto y que sus tonalidades pasan por colores nude, flúor y oscuros en los looks más casuales. Sin importar si es invierno o verano, Sarah Jessica deja al descubierto un poco de piel o incluso sus tobillos completos y transforma a sus zapatos en protagonistas de todo su vestuario. Su versión más cómoda es su ‘as bajo la manga’: las ballerinas, que combina con exactamente las mismas prendas que los stilettos.

Wp-sjp-jeans-450

BÁSICO Nº2: Jeans gastados 

Son un verdadero básico inmortal de la historia de la moda. Y Parker los adapta a todo tipo de look. Aunque sean totalmente opuestos a los vestidos pomposos y maxi faldas coloridas con las que Carrie paseaba por la ciudad, los bluejeans son un imprescindible de la artista para incluir en el outfit que usaría para ir al trabajo o para dar una vuelta por la ciudad. Desteñidos, rotos y arremangados suelen colarse en la mayoría de sus tenidas. ¿Sus modelos favoritos? Los más anchos estilo boyfriend y los que llegan arriba del tobillo sin necesidad de doblarlos, los capri.

BÁSICO Nº3: Top neutro 

No importa si es blusa, camiseta o polera. Lo importante es que su color pise tierra neutra y no sea recordado por un estampado o imagen de alguna marca.  Blanco, beige, azul, gris o negro. En el día a día de la actriz no se ven mezclas de texturas ni combinaciones arriesgadas. Los colores sobrios priman por sobre los atrevidos a la hora de salir a la calle y componen una imagen casual pero sofisticada a la vez.

Wp-sjp-chaqueta-450

BÁSICO Nº4: Chaqueta ajustada

Puede ser de cuero, mezclilla o incluso tela para lograr un look más formal para ir a trabajar. La clave para la artista nacida en Ohio está en que la chaqueta sea de manga larga para que complemente al top del vestuario completo. Lo ideal es que su largo no supere la altura de la cadera y esté ceñida al cuerpo. ¿La razón? Conseguir una figura más estilizada, con un toque clásico que logra un atuendo más elegante.

Wp-sjp-cartera-450

BÁSICO Nº5: Cartera estilo shopping 

Este accesorio es un híbrido entre un bolso y una cartera pequeña. Tanto Chanel como las de su propia marca, SJP, son sus favoritas. La actriz las lleva tomadas del mango o colgadas del hombro. Aquí Parker se permite colores más fuertes, incluso de la gama del fucsia, amarillo y verde, hasta algunos estampados. Lo importante es que sean espaciosas; para que quepa desde la billetera y el maquillaje hasta el laptop o un par de zapatos más pequeños. Es un ‘todo en uno’. Y básico de una mujer de ciudad.

BÁSICO Nº6: Anteojos maxi

No importa si va maquillada, son accesorio infaltable para Sarah Jessica Parker. Si en algún minuto fueron para huir de las fotografías paparazzi, hoy sus clásicos modelos que cubren un tercio del rostro no fallan. Con cristal y marco negro se lucen frecuentemente en ella; en diseños redondos y ovalados para obtener una imagen más delicada. Para media estación, la actriz apuesta por tonalidades más claras e incluso arriesgadas; con lente tornasol que destaque entre todo su vestuario más neutro.

Wp-sjp-smokey-eyes-450

BÁSICO Nº7: Smokey eyes 

Con sombra más oscura en el párpado y más clara hacia las cejas, este maquillaje ha logrado acentuar la mirada de la artista. No importa si es día o noche, Sarah Jessica Parker delinea sus ojos y acompaña con un look de smokey eyes en distintas tonalidades. Para el día, esta técnica se puede llevar a cabo con colores más claros, como el cobre y palo rosa. Y para la noche, el negro es clásico. La clave está en pintar los labios en tonos más neutros y así, lograr una onda más casual que incluso haga honor al estilo de moda ‘I woke up like this’ (así me desperté).

BÁSICO Nº8: Pelo largo ‘al natural’

Sarah Jessica Parker ha dejado en claro que no importa qué corte o largo de pelo esté de moda. Ella siempre lo lleva debajo del hombro y completamente suelto. No se complica con peinados e incluso ha impuesto el look: así me levanté. Y si Carrie lo usó rizado durante los noventa, el segundo milenio llegó con una Parker con ondas estilo surfer. La actriz pasó de mechas californianas a baby lights o visos delgados; mucho más claros que el resto del pelo y que van desde la raíz. Dos mechas rubias siempre se cuelan a los costados de su rostro para iluminarlo y darle un look más natural y que parezca ‘relajado’.