Las admiradoras del comentado estilo chic parisienne sólo deben seguir estas claves del gran diseñador chileno —con más de dos décadas viviendo en París— para imprimir su sello en las calles de nuestra capital. Por una temporada otoño-invierno a la francesa, ¡claro que se puede!

Sí, las parisinas son especiales. No es un mito. En las pasarelas de la reciente Semana de la Moda, entre las invitadas se podía adivinar a primera vista quiénes provenían de los países de la antigua Unión Soviética, del Oriente, de Estados Unidos y las que jugaban de local. Casi etéreas, un poco descuidadas, casuales y siempre chic, sencillas, elegantes y con una sensualidad muy particular, las parisinas se destacan siempre con ese aire para el que no se encuentran palabras pero que bien resumió la modelo y cantante, Lou Dillon,: “Las francesas van vestidas enteras de negro con ese ‘sí, soy sexy pero tengo cerebro’…”.
Y quién mejor que el diseñador chileno, Octavio Pizarro, para describirlo. Con más de veinte años viviendo en la capital de la moda, nos encontramos con él en París donde presentó su nueva colección de invierno prêt-à-porter.

¿Qué se se necesita para parecer una parisina?, le preguntamos.
“Ser una verdadera parisina es una actitud, una manera de mirar la vida, una manera de comportarte, es una manera de sentir la moda. No se define solo por la ropa, aunque también se ve en lo que te pones. Aquí hay una cultura de moda que tiene una historia de siglos, es un estilo de vida y una femineidad más intelectual”.

Y agrega: “Les gusta mucho el negro, que para mí como diseñador es mi no-color favorito. Mezclan ropas que sin tener mucho en común en ellas lucen muy bien; se maquillan poco y se fijan en el detalle sin ostentar”.
Aquí las claves que Octavio compartió con Caras.cl.

En el guardarropa hay básicos absolutos:

• Un pantalón de tela: “El jeans se usa poco, más bien para el fin de semana o para irte al campo”.
• Un buen par de stilettos: “porque aquí se sale de tacos desde la mañana y lo llevas hasta la noche”.
• Un impermeable: “en colores como el gris, negro, blanco o “greige”, que es entre gris y beige, una mezcla que le gusta mucho a las francesas”.
• Un vestido: “tipo ‘caja’ y nada de escotes pronunciados”. Un LBD (little black dress) es indispensable en el guardarropa de toda mujer.
• Una camisa masculina, ancha: “ellas no son dadas a los bodies como las latinas”
• Para un toque más rock-chic: tener siempre en el guardarropa una chaqueta o un pantalón de cuero.

Y cómo no mencionar los accesorios y entre ellos, las carteras. “Aquí hay una cultura de las “hits bags”, o aquellas que están de moda, ojalá de marcas francesas como Hermès, Louis Vuitton, Longchamp y tantas otras”.

cartera-oki-1

Otro par de detalles para tener en cuenta según Pizarro es “el foulard, no el de seda —ese ya pasó, es old fashion—, sino el gran foulard que puede ser de chashmere o alpaca, muy grande, enorme, que se enrolla. Y no olvidar el sombrero; especialmente la capelina de fieltro entre las jóvenes”.

Panuelo

Para la inspiración Octavio no tiene duda en mencionar a algunas francesas con ese chic parisino: Inés de la Fressange y Caroline de Maigret, “son dos parisinas absolutas de generaciones distintas”. También menciona a Vanessa Paradis y Charlotte Gainsbourg “que representan igualmente ese allure tan especial, que no lo logra cualquiera porque es algo natural, que encaja en su estilo de vida, que no se piensa sino que fluye, porque las cosas cuando se piensan demasiado no resultan naturales y no se ven bien”.
Por último, una declaración final: En París el concepto de less is more (menos es más) es fundamental. Como decía Coco Chanel, otra grande de la moda francesa e ícono chic parisino: “Antes de salir mírate al espejo y sácate un accesorio”.

Ahora, con las claves de Octavio Pizarro, las admiradoras del comentado estilo chic parisienne solo deben seguirlas para trasladar ese estilo a las calles de nuestra capital. Por una temporada otoño-invierno a la francesa, ¡claro que se puede!