CLARA EDWARDS Y CAMILA JUSTINIANO,  fiel al movimiento

La conexión entre ellas es natural. “Camila ya había visto mis vestidos para bailar. Conocía cómo se movía, sus piernas increíbles y sus brazos eternos”, recuerda la diseñadora Clara Edwards (35) en una de las habitaciones de su taller, ubicado en Francisco de Aguirre, en Vitacura. Centrándose en la flexibilidad, tanto de la bailarina como del zapato, la diseñadora, que este año celebró 12 años en la industria, optó por la búsqueda de telas y una confección que se adaptara a sus movimientos. “Jugué con los pesos y el desplazamiento de Camila”.

GBR_2100_Lr_Lr

Un body de Lycra Dupont elasticado es el centro de un vestido prácticamente monocromático (también incluyó el negro, por la suela del zapato) que la diseñadora confeccionó para Camila y que profundiza en lo geométrico, lo liviano y etéreo. “Busqué darle la amplitud que ella necesita sobre el escenario”. Gasas livianas y sueltas en tonos rojos vibrantes se fusionan con detalles de pedrería en flecos y flores de encaje sobrebordadas: “Esto es parte de mi esencia. Es un look orgánico y femenino”. Fue la madre de Clara, Pilar García, una de sus mayores conexiones para aceptar el proyecto. “Ella fue bailarina del Municipal hasta muy joven y yo también hacía ballet… pero la verdad es que además me motiva aceptar desafíos que cambien los colores de las máquinas del taller. Esta es una época full novias y trabajar con el rojo me pareció muy entretenido”. Con la idea de resaltar la figura de la mujer y rescatar el trabajo manual, Clara Edwards asegura que aún tiene metas por cumplir en la industria. “Siempre he buscado reencantar a las personas con las confecciones manuales. China lo hace para las masas. En cambio, yo busco hacer vestidos únicos. De hecho, hay algunos que jamás podría volver a hacer. Mis vestidos son como mis hijos… y esa lucha la daré hasta el final”.

PAULITA ERRÁZURIZ Y ETHANA ESCALONA, el Cisne Negro

GBR_4582_Lr

Después de terminar sus estudios en Central Saint Martins de Londres y triunfar con una colección de chaquetas diseñadas para su tesis, Paula Errázuriz (26) decidió lanzar su propia firma en la galería Patricia Ready en diciembre de 2015. Desde ese entonces, recuerda la diseñadora (hoy desde la tienda Paulita Errázuriz ubicada en pleno barrio Alonso de Córdova), su carrera ha ido en ascenso e incluso se ha consagrado como una de las máximas representantes del recambio de la moda en nuestro país. Vestidos en tonos vibrantes de exclusivas sedas importadas y chaquetas sicodélicas representan un portafolio que la mueve constantemente entre Santiago y Barcelona: “Estaba en el aeropuerto camino a mi taller en Barcelona. No podía creer cuando me llamaron para invitarme a participar, me sentí muy honrada de saber que el vestido compartiría escenario con diseñadores de ese nivel. Sabía que no podía desaprovechar la oportunidad: arte y diseño es lo que más me identifica”. El siguiente paso fue conocer el modelo de la nueva línea The FLEXX que debía echar a andar su imaginación: “Me sentí segura cuando vi que era dorado, porque va con todo”. Parte de su inspiración llegó con el recuerdo de Black Swan (2010), el drama de Darren Aronofsky protagonizado por Natalie Portman y Mila Kunis.

GBR_3758_Lr

“Quería algo dark y moderno, también sexy y elegante”. Fue así como los bocetos la llevaron a fusionar tonos verdes y azules para el tul y un body de lycra neopreno con escote pronunciado tanto adelante como en la espalda para resaltar la figura de la bailarina. “El vestido generó un efecto tornasol gracias a los movimientos corporales”. Sin embargo, el gran secreto tras su vestido está en la rebeldía ante las reglas que, según reconoce, aún la identifica. “Este vestido me representa 100%. Lo haría del mil colores y lo usaría siempre. Tenía una conexión obvia, porque de niña bailé ballet. Me hacían usar colores como rosado o coral y ahí decidí que no quería hacer algo típico. El ballet era demasiado disciplinado para mí. Me cargan las reglas y no funciono con ellas. Decidí hacer algo totalmente contrario a lo que usé de niña y estoy feliz con el resultado… Y sí, es rupturista para el Municipal, por eso me encanta”.