¿Puede una mujer que viste un traje de miles de dólares salvar el mundo? Esta es la pregunta que ronda a Amal Clooney mientras se traslada desde el Tribunal Europeo de Derechos Humanos a la Gala del Metropolitan Museum of Costume Art Institute en un diseño de Maison Margiela. Todo lo hace fluidamente, como encumbrada en una alfombra voladora. Incluso cuando opaca a su marido George Clooney, para muchos el actor más carismático de Hollywood.

efespeight929213

La abogada y activista libanesa-británica Amal Alamuddin (38), su nombre de soltera, es una contradicción como sólo puede serlo una odalisca del siglo XXI. Su mirada inteligente brilla más que unos pendientes Tiffany mientras comparte flashes con otras celebrities en las alfombras rojas más glamorosas del mundo. Al revés, sus stilettos pisan con mayor fuerza que las suelas de sus colegas juristas si defiende a un periodista de Al Jazeera. Paradoja o no, Vanity Fair la encumbró como ícono de la moda, ya sea como figura en una avant première o de visita en el Partenón para representar a Grecia por la devolución de los mármoles de Elgin.

Continúa disfrutando de este contenido de colección: ve por tu Black Book, disponible en todos los kioscos del país.