Comenzó con sombreros, luego se dio un vuelco a la moda opulenta y poco práctica de comienzos del siglo 20, vinieron los perfumes y las joyas tuvieron también un lugar en su espíritu creativo. A aquella Coco de los inicios se ha dedicado la colección de alta joyería “Coco antes de Chanel”, que acaba de presentar la casa de modas en el corazón de la Place Vendôme en París.

jOYAS-OK

En 48 piezas, 3 de ellas únicas, se revelan esos primeros códigos que la diseñadora usó desde sus comienzos: los lazos y los encajes. De su mano, con su tijera e hilo los lazos se acortaron y los encajes se aligeraron. Alrededor de colores pasteles como el rosa pálido, el gris y el blanco nació un estilo sencillo pero elegante y muy femenino. El resultado de estilo de una mujer vibrante y atrevida que decidió reinventar la moda y reinventarse ella misma y su historia personal.

La colección está formada por once sets que llevan el nombre de miembros de la familia y del grupo de amigas de Coco Chanel antes de 1920. Creadas en oro blanco, amarillo y rosa, y con piedras preciosas como morganitas, perlas de Tahiti y Japón seleccionadas durante años, espineles, piedra de luna, zafiros rosa, los muy difíciles de encontrar zafiros “Padparadscha” y los eternos y relucientes diamantes, collares, pulseras, aros y hasta un abanico tienen un movimiento ligero y fluido.

2017-01-25-PHOTO-00000040

Una de las piezas únicas, el collar “Gabrielle” -confeccionado íntegramente en los talleres de la Maison en la Place Vendôme-, fue creado para parecer que ni siquiera toca la piel de quien lo usa, transformándolo en toda una nueva experiencia. Creado en oro blanco de 18 quilates, tiene un impresionante diamante de corte pera de 10,02 quilates además de 2 diamantes de corte redondo y 1581 diamantes de corte brillante… Imposible no admirarlo.

En los diseños de los anillos aros, pulseras y collares no solo están los lazos y el efecto del encaje inspirador estilizado y refinado que parece impreso con pequeños pájaros y la flor más querida, la camelia. Los lazos con sus terminaciones asimétricas parecen caer perfectamente sobre el cuerpo, y los collares están diseñados para embellecer un perfecto escote o una espalda mientras camina con suave cadencia sobre la alfombra roja.

abanico

Otra de las piezas que genera muchísima atención es el abanico del set “Jeanne” en oro blanco, amarillo y rosa de 18 quilates, decorado con diamantes, madre perla y con bordados de la casa Lesage sobre una delicada seda gris y negra. Es la primera vez que se incluye un objeto de este tipo entre las creaciones de alta joyería.

CARAS estuvo en el 18 de la Place Vendòme para conocer de cerca este tributo dedicado a la mujer que la revista TIME incluyó entre los personajes más influyentes del siglo 20.