“Di que no a la mayoría de las tendencias y crea tu propio estilo”, es una de las frases que siempre digo y que me identifica plenamente.

Últimamente he visto una obsesión con tener lo “último” que está a la moda. Buscamos enceguecidas lo que vemos en las revistas, en las vitrinas de los malls o lo que llevaba puesto nuestra mejor amiga. Y pareciera que cuando llegan los inmensos catálogos de las grandes tiendas, recibimos esta información, sin permiso a dudas ni cuestionamientos y seguimos las nuevas tendencias creyendo que es lo más adecuado para nosotras o lo que es peor, muchas veces optamos por este camino para no vernos anticuadas o quedar“out”.

Lo anterior, es el comienzo de una relación a ciegas con la moda, ya que sólo queremos ir en busca de esos pantalones estampados y no somos capaces de preguntarnos si ese tipo de pantalones son para nosotras, si nos va a quedar bien ese modelo o si es acorde a nuestro tipo de cuerpo. Y por supuesto, esto muchas veces se traduce en un mal gasto de dinero debido a que los pantalones quedan en nuestro closet, incluso muchas veces con la etiqueta puesta. Lo más probable es que nunca nos sentimos cómodas con esta prenda –aunque lo siga llevando con tanta gracia la mejor amiga–, y la usamos todos los días y no nos damos cuenta que simplemente no es para nosotras.

Mi mensaje es claro, la clave está en desarrollar tu propio estilo. No el que las grandes tiendas quieren promocionar, no el que lucía increíblemente bien en Cara Delevingne o el que tiene que ser comercial, vendido y expuesto. Prefiere aquellas prendas que te hagan sentir linda, que te sientan bien y que destaquen lo mejor de ti, más que aquella que sea “el último grito de la moda”. Busca aquellas que te favorezcan de acuerdo a tu morfología, edad, estilo de vida y que por supuesto te hagan sentir increíble y no las nuevas tendencias de la temporada que por lo general lucen increíble en chicas de 20 años, pero no siempre en mujeres más adultas.

Un ejemplo que me encanta destacar es el de las parisinas, ya que ellas sí desarrollaron un estilo propio o “signature look” y son fieles a él. Lo anterior las lleva a tomar decisiones mucho más acertadas al comprar, porque sólo renuevan su armario con algunas prendas de las nuevas tendencias (por lo general accesorios) pero siempre se mantienen fieles a una estética y estilo similar.

Hoy podemos tener al alcance miles de blogs de moda, revistas o sitios de interés. Inspírate en ellos, pero olvida el “copy paste“. Una vez que logramos identificar cuál es el estilo que más nos acomoda y es el adecuado para nuestra silueta, la ardua tarea del shopping se torna mucho más fácil, amistosa y acertada, y se dejan atrás esos lamentables arrebatos de mal gasto de dinero.

Haz de tu estilo un sello único y deja sólo que la moda sea el complemento perfecto para tus looks. No lo olvides nunca.

Y finalmente, tal como decía Coco Chanel: “la moda es obvia y pasajera; la elegancia es callada y eterna. La moda se compra, la elegancia se aprende”.

Instagram: mpblanco

Facebook: Effortless Chic

Comentarios

comentarios