El arquetipo de mujer indomable hoy más que nunca despierta en las mujeres un eco ambivalente. A algunas les fascina y otras la rechazan. Sin embargo, muchas sienten que en realidad les encantaría dejar aflorar a la mujer indomable que llevan dentro. Les gustaría romper con las imágenes que la sociedad, fundamentalmente, los hombres, han impuesto por siglos.

Si buscamos en la biblia e incluso en la literatura universal, la mujer indomable nos pone en contacto con nuestra energía más originaria, con la fuente y fortaleza que mana en cada una de nosotras. Igual que el hombre salvaje, que está en contacto con la naturaleza y energía, la mujer indomable muestra también el potencial incontrolable, auténtico y no depurado que late en toda mujer. Es la energía de la naturaleza, que antaño, se reflejaba en una variedad de diosas o arquetipos.

A través de la reciente publicación de la novela histórica de Patricia Cerda titulada “Mestiza”, Antimallén, la joven y valiente protagonista de esta obra, encaja perfectamente en la imagen de la mujer indomable, que es libre por esencia, aunque no sea en cuerpo pero si en alma. Hija de cacique mapuche y madre española, la heroína cuenta las odiseas que debe llevar a cabo durante toda su vida, tras ser secuestrada de su hogar por uno de los conquistadores.

“(…) Me mordí los labios. No es mi alma la que está maltratando, me dije, sino sólo mi cuerpo. Mi alma se queda intacta. Los míos también creen el alma, el pilli, la parte más sensible de nuestro ser, y también la parte escondida de la naturaleza, porque el pilli, está dentro de nosotros como en todas partes. Nunca hay que dejar que ningún malo lo toque (…)”. 

patriciacerdamestiza

“Marina” nombre católico de Antimallén, es una mujer que no hace lo que los demás esperan de ella, tampoco soporta pasivamente el mal que otros les infligen, toma la iniciativa y arriesga su vida. Tiene el coraje de hacer algo que, según el derecho de la época en el Reino de Chile,siglo XVII, estaba castigado con la pena de muerte. Además, ella no niega su origen, pero lo esconde. Está muy orgullosa de su rebeldía y de su fuerza.

“(…) Me quiso dar miedo otra vez. ¿Cuán seguro puede estar un ser humano de que sus decisiones son las acertadas? ¿Hay forma de saber si lo son? Saqué la carta y los documentos de la caja y partí muy erguida, dándome fuerzas… Newenche…El resto de mi vida dependía de lo que pasara en los minutos siguientes (…)”. 

Los datos históricos y la sensibilidad única que aporta Patricia Cerda a la narrativa, nos lleva a imaginar cada suceso, que forman parte de nuestro origen y tradiciones. Asimismo, el lector logrará una identificación con el pasado, adoptando una nueva perspectiva para su actual existencia.

El legado de Antimallén es escribir su propia historia que está sustentada en el razonamiento y en la revisión de su vida en plena Guerra de Arauco. Es el testimonio de una mujer que se muestra tal como es. Sincera y precisa en su forma de expresarse; va a lo esencial de las cosas. Además aporta tal claridad a las conversaciones con los otros personajes que siempre contagia y genera un efecto saludable, animándolos a no darse por vencidos y a seguir avanzando sin importar lo difícil que sean las experiencias que se vivan.

“(…) Tienes que tener confianza en lo que el destino te tiene deparado. Con el tiempo te vas a reír con desprecio de ese ingrato. Ya verás que el tiempo lo cura todo y pone irremediablemente las cosas en su lugar (…)”.  Y así fue como el ejemplar que contiene las confesiones de Antimallén llegó a mis manos por azar…

Patricia Cerda es experta en historia colonial chilena. En 1986, en plena Guerra Fría, llegó a Alemania para sacar un doctorado en historia en la Universidad de Berlín, y por más de dos décadas se especializó en interculturalidad y migración femenina. En 2013 publicó volúmenes de cuentos “entre mundos”. Mestiza es su primera novela.

Título: Mestiza.
Autor: Patricia Cerda.
Editorial: Grupo Zeta.
Nº de páginas: 315
Precio: $16.900

Comentarios

comentarios