Es un hecho que del otro lado de la cordillera, la hermandad entre la literatura y el fútbol se da de manera casi natural. No son pocos los escritores de fuste que se han ocupado de llenar los anaqueles de las librerías destinados a una sección que durante algún tiempo no gozó de la venia de los intelectuales (bueno, tampoco es que ahora todos los intelectuales se declaren devotos de la pelota): Osvaldo Soriano, Roberto Fontanarrosa, Eduardo Sacheri, Juan Sasturain, por nombrar algunos.

Acá, alentados por la Copa América, varias editoriales templaron sus mejores armas para tomarse el estante de novedades de las librerías con títulos que van desde biografías hasta secretos inconfesables. Lo que sigue es una suerte de manual o guía, para saber qué leer y por qué.

Pellegrini, lecciones sobre al vida y el fútbol, de Patricio Abarca (Ocho Libros): Hay pluma y buenas historias. Un perfil para redescubrir al actual técnico del Manchester City. Desde los días en que practicó boxeo en su juventud hasta su faceta de lector contumaz. Sugerente es el dato que entrega el autor respecto de dos novelas que lo inspiraron porque en ellas veía al propio Manuel Pellegrini: Pastoral americana, de Philip Roth, y Las partículas elementales, de Michel Houellebecq.

Wp-Libro3-450

Simplemente Gary, de Cristián Arcos (Planeta): No es la historia de un héroe, sino de un antihéroe, aclara el autor. Condenado a fracasar, Gary Medel supo sobreponerse a todas las adversidades que el destino, con singular alevosía, puso en su camino. Arcos sabe cómo contar una buena historia sin caer en la frivolidad ni en el morbo. Entre la marginalidad y la gloria. 

Wp-Libro5-450

Secretos inconfesables, de Esteban Abarzúa (Lolita Editores): Si el fútbol fuera un iceberg, Abarzúa describiría no la décima parte que está en la superficie, sino lo que ocurre en las nueve partes que están sumergidas. Y lo hace con la materia prima del buen reportero: datos y sabrosos detalles. Desde cómo es la vida dentro de los camarines más herméticos hasta las peripecias de los futbolistas chilenos que migraron al fútbol extranjero. Imperdible el capítulo dedicado al hombre del maletín, sobre todo ahora que el tema sobornos está tan de moda. 

Anecdotario de la Copa América, de Luis Urrutia O’Nell (Ediciones B): Pocos tienen en su cabeza tantos datos, goles e historias como Chomsky, el seudónimo de Urrutia O’Nell. Fogueado periodista deportivo suma una docena de libros, en dupla con Juan Cristóbal Guarello y también en solitario. Una lectura que es estación obligada si en esta Copa América quiere dar cátedra a sus amigos futboleros.

La Roja. Historias de la Copa América, de Carlos González y Braian Quezada (RIL Editores): Es un libro escrito casi a seis manos, porque a los dos autores se suma también el trabajo del estadístico Luis Navarrete. El trío tiene oficio. El año pasado ya habían publicado La Roja. Historias de Selección, del que este libro es prácticamente un hermano. 

No escucho y sigo, de Pablo Paván (Random House Mondadori): El título de esta biografía autorizada responde a uno de los versos de la canción de la banda Callejeros, de la cual Jorge Sampaoli es un fan declarado. Paván conoce al técnico desde su niñez, vivían en el mismo barrio. Reconstruyó su historia entrevistando no sólo a Sampaoli sino a más de 50 personas que lo rodearon durante su vida.

Wp-Libro2-450

A estos estrenos es conveniente sumar algunos clásicos, no necesariamente nacionales, de los cuales más de un par han reaparecido en nuevas ediciones.

Fiebre en las gradas, de Nick Hornby: una novela sobre lo que significa ser hincha del Arsenal. Mejor momento para leerla, imposible.

Dios es redondo, de Juan Villoro: Pocas cabezas más pensantes y futboleras que las de este autor mexicano que, de niño, quería ser futbolista.

Papeles en el viento, de Eduardo Sacheri: La última novela del escritor argentino —el mismo que escribió la obra en la que se inspiró la cinta El secreto de sus ojos— rezuma pasión y es un canto tanto al fútbol como a la amistad.

Wp-Libro4-450

El fútbol a sol y sombra, de Eduardo Galeano: Ahora que ya no está, sus breves crónicas nos devuelven la mirada de un hombre de izquierdas que veía en el fútbol un territorio más de la lucha por el poder. Bellamente escrito.

Es difícil saber si el espectáculo que veremos en las canchas en esta Copa América estará a la altura de las expectativas. Esperemos que sí. Como fuere, siempre tendrá la posibilidad de estirar el brazo y tomar alguno de estos libros que le darán todo lo que la realidad no le puede dar.