Desciendo de emigrantes españoles, italianos y croatas. De hombres nobles, guerreros, con coraje y de mujeres de una gran fortaleza, distinción y perseverancia. Todos amaron su tierra de origen. Su ciudad natal es Haro, ubicada en la provincia de la Rioja, España; Castellazo Bormida, localizada en la provincia de Alesandria, en el Piamonte, Italia; y Split, ciudad ubicada en la zona norte del Adriático.

Todos dejaron los más preciado: su familia y tierra, para dirigir su mirada al nuevo mundo. Todos navegaron, cabalgaron y cruzaron fronteras para llegar hasta Chile. Y todos dejaron huellas en esta lejana tierra. Formaron una nueva familia. Hicieron historia. Dieron vida a cientos de anécdotas que por más de cinco años he tratado de aclarar, verificar y de dar sustento histórico. Sin embargo, la afirmación de que “la verdad es dicha sola una vez”, actualmente condiciona mi investigación. Nadie tomó nota. Y muchos de los que realmente sabían, maquillaron con sutileza, ternura y entusiasmo, un pasado que tal vez era doloroso recordar. Hoy los guardianes de nuestro bagaje familiar ya no están. Sólo tengo registros fotográficos y algunos documentos históricos de lo que para mi será un legado a mi familia, un libro que pretendo escribir con la vehemencia y transparencia que sólo el amor puede forjar, porque no soy quién, para juzgar.

Wp-gay-talese-los-hijos-450

Y guardando las proporciones en la comparación, es lo que Gay Talese logra a través de su libro, “Los Hijos”, una monumental y extraordinaria obra que realmente impresiona, por la vívida descripción de los acontecimientos y de personajes espirituales y oportunistas que pueblan su ascendencia italiana. En las 764 páginas de esta gran Biblia de su familia, el padre del periodismo literario o “reportaje de no ficción”, también conocido como Nuevo Periodismo, relata con una astucia y precisión contundente (bordeando a veces en lo tedioso), las raíces de su familia, la travesía transoceánica y la instalación de los Talese en Estados UnidosAsimismo, reafirma su maestría en la combinación de escenas en las que vive su infancia –contadas a en primera o tercera persona– y una serie de idas y venidas hacia el pasado.

- Non ti spagnare decía Joseph una y otra vez (no tengas miedo), utilizando el viejo dialecto de los italianos del sur que habían vivido en el temor de la monarquía española. Non ti spagnare siguió diciendo Joseph; apretaba la cabeza de su hijo con las manos ensangrentadas, y cerraba los ojos mientras oía repetir a Gay con los suyos llenos de lágrimas:

-Te odio.

- Quien bien te quiere te hará llorar…

La historia de la familia Talese se revela por primera vez, y según lo señalado por el propio Gay en su libro, no cumpliendo al pie de la letra los estrictos criterios de la no ficción que han caracterizado sus obras anteriores, tales como son: “Retratos y encuentros” (2010), “El silencio del héroe” (2013), o el magistral informe sobre la mafia “Honrarás a tu padre” (2011) que inspiró la  famosísima serie “Los Soprano”.

 “Por tanto, si bien he procurado mis esfuerzos por mantener en mi propio libro dentro de los límites de la no ficción, es decir, que todos los datos fueran verificables, he alterando deliberadamente algunos nombres de las personas, para evitar una vergüenza y un dolor innecesario a sus supervivientes”.

La actual versión en castellano, publicada en el 2014 por Alfaguara, tardó 22 años en concretarse (el original, “Unto the sons”, es de 1992).

Talese nació en Ocean City, Nueva Jersey, en 1932. Ingresó al New York Times. Muchos años de minuciosa observación dieron origen a otro de los clásicos de Talese: “El reino y el poder” donde expone las intrigas, grandezas y miserias del gigante de la prensa mundial.  

También destaca el reportaje que Talese realizó en 1965 para la revista EsquireFrank Sinatra está resfriado”, calificado como una de las obras de orfebrería del periodismo.

Libro: Los Hijos.
Autor: Gay Talese.
Editorial: Alfaguara.
Nº de páginas: 764.
Precio: $13.000

Comentarios

comentarios