Contar al mundo una noticia histórica desde un lugar privilegiado, fue lo que hizo posible que los periodistas César Mauricio Velásquez y Andrés Beltramo Álvarez, autores del libro “De Benedicto a Francisco, los 30 días que cambiaron a la Iglesia”, pudiesen en pocas semanas escribir este gran reportaje, que no sólo relata el frenesí de lo vivido y que además dejó atónito al mundo entero, sino que también pone en contexto sereno, las especulaciones sobre el motivo de la renuncia de Benedicto XVI.

Decisión que según Beltramo, con quien tuve “la gracia” de reunirme hace ya un mes, no se entiende ni a través de los titulares de prensa ni tampoco desde un punto de vista humano.  Sin duda la fe, el creer y la esperanza sumada a la inteligencia, coherencia y valentía de un pontífice que jamás buscó ni se aferró al poder, es finalmente lo que brinda a los católicos, la aceptación de un reconocimiento de limitaciones y dificultades provenientes de problemas internos y de las presiones externas.

-¿Cuál fue el sentido de su renuncia?

Periodísticamente uno sabe que un acontecimiento nunca se debe a una sola variable. Hay claves: dos años antes Benedicto XVI, a través de una entrevista, dijo que “si un Papa siente que no está en capacidad física, no sólo tiene el derecho, sino que también tiene el deber de renunciar.” Por tanto, él ya tenía en mente su renuncia. Y es una combinación de factores que lo llevaron a una maduración en el tiempo, hasta que llega el momento decisivo.

-También se habla de que Benedicto XVI estaría piloteando su sucesión…

Una de las cosas que hace tan atractivo al papa Francisco es su firmeza implícita, porque él no se ve firme, pero en realidad es un líder que no es fácil de condicionar. Cuando él dice no quiero ir en el auto, esto refleja la decisión de un hombre determinado. Además tiene esa capacidad visionaria. Por tanto, muchas de las cosas que se han visto, son el puntapié inicial de una serie de cosas que él va a hacer.

Wp-Debenedicto-450

 

-¿Y la tesis de rendición?

A pesar de que fue un periodo bien tortuoso para la iglesia ante los escándalos, para mí la tesis de rendición de parte del Papa es un error de valoración. Es evidente que una persona de 84 años, que se ve expuesta al robo de papeles personales (VatiLeaks), por su principal colaborador es un impacto devastador. Sin embargo, si uno considera que no renunció en el momento, sino que aguantó y decidió hacer un juicio, cosa jamás vista en el Vaticano, con el propósito de no dejar ningún tipo de cabo suelto, la tesis cambia.

-¿Aunque queden temas pendientes?

Eso no quiere decir que no exista una necesidad de cambiar. Benedicto XVI hizo un documento. Se lo entregó a Francisco y si uno se pone en su lugar de forma estratégica, no tiene sentido abrir la olla del VatiLeaks. Lo que tiene sentido es limpiar de forma armonizada. Y los vaticanistas entenderemos que a partir de octubre empiecen a salir personas.

Libro: De Benedicto a Francisco, los 30 días que cambiaron a la Iglesia.
Autores: César Mauricio Velásquez y Andrés Beltramo Álvarez.
Editorial: Planeta.
Nº de Páginas: 187.
Precio: $ $ 11.305.-

Comentarios

comentarios