Logia, la nueva novela de Francisco Ortega, viene a llenar el espacio vacante que existe con el género del thriller histórico en Chile. Elías Miele, un ególatra escritor chileno que ha alcanzado fama internacional gracias a sus novelas que, según dice, son fáciles de comer como las hamburguesas, deviene en investigador cuando dos escritores mueren misteriosamente. El enigma: ambos, al igual que Miele, estaban escribiendo una novela llamada La cuarta carabela, que pretendía develar la misión de la Logia Lautarina en el descubrimiento del nuevo mundo.

Pese a la enmarañada trama en la que se involucra Miele, que incluye la teoría de que Cristóbal Colón llegó con mucho más que tres carabelas al nuevo mundo, además de varios datos sobre la real existencia de una logia liderada por Francisco de Miranda cuyo fin era liberar a Latinoamérica y crear un gran país federado como espejo a lo que hicieron los independentistas de Estados Unidos, los hechos que vive el protagonista en el intento por escribir el libro que podría darle la fama definitiva así como costarle la vida, son más bien los esperables dentro del género donde se inscribe: viajes que cruzan el mundo, individuos que se vuelven prófugos tanto de la policía como de los villanos y una compañía femenina excéntrica que es parte del enigma. Es parte de la “literatura de entretención”, que es como el mismo Ortega ha calificado a su novela. Literatura que se inscribe en el género de thriller histórico, que los escritores chilenos han pasado por alto. Hasta la fecha, hay datos de una novela del tipo escrita entre 1930 y 1960, y Ortega dice que si bien la tradición se perdió, los lectores que disfrutan este género siguieron siendo los mismos que aportaron a que fenómenos como El código Da Vinci, de Dan Brown, fuera un éxito también en Chile.

Wp-logia-450

Estas novelas toman como base para la ficción las zonas grises que ofrece la historia, ya que lo que conocemos como “historia” no sería más que ciertos consensos que han podido alcanzarse sobre los hechos que constituyen el relato de un país, o incluso aquellas ideas que han vencido de la mano de procesos políticos y sociales.

Por eso estas novelas son las candidatas ideales para llegar a las listas de los más vendidos. ¿La fórmula? Contar una historia ya sabida desde una perspectiva totalmente nueva y sobre todo, verosímil.