Se estima que en el mundo existen entre unas 3.000 y 5.000 variedades de té, todas con patrones de color, aroma y sabor muy distintas entre sí, si a esto agregamos el hecho de que al té puro podemos añadirle sabores y aromas que no son propios del té mismo, o frutas, flores, especias, hierbas, entre otros. Los cálculos se elevan, ya que van a depender de las incontables mezclas que la creatividad humana permita desarrollar entre estas 5.000 variedades.

Es así como a lo largo de la historia cada casa de té se ha empeñado en desarrollar mezclas que llegan a tener la complejidad de los más finos perfumes, buscan alcanzar el éxito, la excelencia y el reconocimiento por parte de los aficionados a este mundo.

La técnica no es nueva, se dice que alrededor del siglo VII DC los chinos ya comenzaron a mezclar su té verde con las aromáticas flores de jazmín y alrededor del siglo XVII DC los europeos se volvían locos por el té ahumado de Fujian. ¿Cuál es el fin principal de este proceso? – Mejorar la calidad del té. Hay tés que por sí solos no tienen todo lo que se necesita para ser un buen té, les falta aroma, les falta sabor por lo que la industria decidió dar nacimiento a el mundo de los blends y tés saborizados.

wp-te-450

 

De todos estos tés aromáticos hay uno que sin duda es el rey y que se ha ganado la fama y reconocimiento mundial y es considerado el té saborizado más popular, el Earl Grey, un té negro con aceite esencial de bergamota. Este cítrico muy aromático, tiene su mejor referente en el mediterráneo, en la provincia de Calabria, al sur de Italia y por años se ha utilizado en la elaboración de perfumes y té.

Earl es un título nobiliario inglés que vendría a ser el equivalente a Conde, en español. El Conde Grey efectivamente existió, vivió en Inglaterra durante el siglo XIX, y llegó a ser Primer Ministro Británico entre 1830 y 1834. La leyenda dice que en un viaje a China, el Conde Grey salvó al hijo de un mandarín (miembro de la corte del Emperador) de morir ahogado. En agradecimiento por haber salvado a su hijo, este mandarín le obsequió el té que finalmente llevaría su nombre, la receta original está basada en Keemun, una variedad de té negro chino con aceite esencial de bergamota.

Algunos aseguran que Earl Grey nunca visitó China y que en realidad fue un embajador de él quien salvó al hijo de este mandarín, otros reniegan completamente de esta versión ya que en esa época el té negro no era popular en China como para que le obsequiaran esa mezcla y es más, ni si quiera existen registros de que los Chinos conocieran la bergamota en ese entonces. Algunos aseguran que en realidad fue una Maharajá Indio quien obsequió este té por haber salvado a su hijo de un tigre. Efectivamente las leyendas son muchas y cada una se cuenta de forma diferente. Es muy probable también, que en un barco que traía especias, sedas, porcelana china, té negro y aceite de bergamota, haya ocurrido la magia y durante una tormenta el té y el aceite se hayan mezclado, al probarlos el resultado fue bastante agradable y ha perdurado hasta convertirse en el té saborizado más popular. Cuál de todos estos mitos será cierto, eso difícilmente lo comprobaremos y tendrán que conformarse con la que más les guste.

Wp-te

Si bien, hay casas de té que han desarrollado mezclas cuyas recetas hasta el día de hoy siguen siendo un misterio y ninguna otra la ha podido replicar, este no es el caso del Earl Grey. Dicen que cuando el Conde Grey había consumido todo su maravilloso té, le pidió a una casa local llamada Twinings que replicara la mezcla. Hoy en día cada marca ha desarrollado su propia receta y ninguna es igual a otra. Aún podemos encontrar finas casas de té que elaboran esta variedad según la receta original, ocupando el fino Keemun u otro té negro chino, pero otras se han adaptado ofreciéndonos tés negros de India, Sri Lanka y otros países, las calidades varían según el origen del té base y la calidad de los aceites esenciales utilizados, siendo los naturales los que brindan una infusión que destaca tanto en aroma como en sabor.

El legado del Earl Grey hoy en día a traspasado su origen de té negro y los “Grey” se han convertido en toda una familia dentro de los tés saborizados y mezclas pudiendo encontrar, verdes, ahumados, chais, oolongs e infusiones, la característica principal de todas estas variantes es la presencia de la aromática bergamota.

Ahora les queda a ustedes como misión probar los Earl Grey que se encuentran en el mercado y buscar el balance perfecto, ¿qué les gusta más?, ¿intensidad de sabor?, ¿que sea más aromático? o ¿que destaque fielmente el té?, eso ya es cuestión de gustos y de seguro ustedes ya tienen su favorito de este famoso té con un toque de bergamota.

Comentarios

comentarios