Para muchos es simplemente un té que los hace “adelgazar”, para otros Puerh es su hogar, y es que la palabra Puerh no sólo hace alusión a una de las principales variedades de té oscuro o rojo, sino que también a un pueblo. Ese es el nombre del lugar donde la historia de este té y muchas otras comenzaron, el famoso pueblo de Puerh, en la provincia considerada la cuna del té, Yunnan. Esta es la historia de uno de los tés más especiales de China.

Cuando en el mundo del té clasificamos los distintos tipos, lo hacemos en función del proceso por el que pasan las hojas una vez recolectadas, es así como aparece dentro de estos lo que en Chile conocemos y entendemos como té rojo. Un té que pasa por un proceso único, muy distinto al de los otros, la fermentación. Cuando hablamos de fermentación nos referimos a un proceso biológico, en donde hay vida involucrada, es decir microorganismos, en este caso bacterias. Sumadas a altas temperaturas y humedad, logran que el té rojo desarrolle sus aromas, sabores y color, tal como con los quesos, vinos, cervezas y una gran cantidad de otros productos que consumimos a diario.

Wp-te-rojo-interna-450

Esta fermentación por la que pasa el té rojo, por mucho tiempo se produjo de forma natural, un proceso muy lento y que demoraba años para que el té estuviera listo. Esto se conoce como té rojo crudo y es la forma tradicional de manufacturación. Debido a la demanda que existe actualidad y a que el mundo se mueve a una velocidad que no nos permite esperar años para tener un té, sumado al alto precio que alcanzaban este proceso, la fermentación comenzó a acelerarse, controlando temperatura y tiempo y poniendo muestras de bacterias con el fin de tener un té en tan solo un par de semanas. Esto se conoce como té rojo cocido y es lo que hoy en día podemos encontrar en Chile.

Si bien en más de una oportunidad he mencionado que el té hay que consumirlo lo más fresco posible y que el mejor momento para tomarse un té fue ayer, en el caso del té rojo no es tan así, más bien funciona como un buen vino francés, que al pasar los años simplemente mejora. El paso del tiempo en el té rojo lo hace más sedoso, delicado, pierde toda astringencia y amargor, tornándolo más bien dulce, en especial en aquellos tés que se añejan por 30, 40 o hasta 50 años. No siendo fáciles de encontrar, estos manjares pueden deslumbrar a cualquiera y distan mucho de lo que son los tés rojos que podemos encontrar aquí, los precios alcanzan cifras exorbitantes y sólo los más entendidos podrían comprender este tipo de tés.

Las formas que pueden tener los tés rojos son muy variadas desde hebras u hojas sueltas como el resto de los tés a comprimidos en ladrillos, discos, formas de nidos, como calabazas, en cilindros, en monedas, entre otras muchas.

Wp-te-rojo-interna-450.-2

Habiendo dejado claro lo que es el té rojo, es necesario especificar el Puerh no es lo mismo, ni es un sinónimo. Puerh es simplemente un pueblo, que curiosamente no produce té.

Ya hace siglos este solía ser un lugar donde se transaban distintos productos, dentro de ellos efectivamente el té, convirtiéndolo en el punto de partida de diversas rutas comerciales, como la ruta de la seda hacia Asia Menor o la del té y los caballos hacia el Tibet. Todos llegaban con su té al pueblo de Puerh y desde ahí partía, otorgándole el nombre que hasta el día de hoy lo caracteriza.

Los alrededores de Puerh producen té en grandes cantidades y si bien su principal elaboración está enfocada en té rojo u oscuro, aquel que fermentamos, podemos encontrar otros tipos como blanco, verde, etc. Puerh es simplemente el origen, así como que un té sea Ceylán, no significa que sea de un tipo específico, sino que proviene de la isla de Sri Lanka, encontrando hoy en día Ceylán negro (el más clásico), pero también verdes y blancos.

Es un hecho de que la zona de Puerh es hoy en día la principal productora de tés de este estilo a nivel mundial, pero no es la única, por lo que el Puerh rojo vendría a ser sólo una variedad dentro de los tés fermentados y añejados. En China encontramos otras regiones que también han desarrollado esta técnica e incluso ya vemos a otros países intentando copiar el secreto ancestral chino.

Los tés rojos de otras regiones de China e incluso de otros países siguen siendo una rareza dentro del mundo del té y si bien el total de té rojo que consumimos en Chile viene efectivamente de la zona de Puerh en Yunnan, y el total de té de esa zona que llega es efectivamente rojo y no de otro tipo. No olvidemos que no todos los tés rojos son Puerh ni todos los Puerh son tés rojos.

¿Té rojo o Puerh?

Comentarios

comentarios