El agregar azúcar al té es una costumbre que en nuestro país es más que universal, muchas veces ni si quiera nos damos la oportunidad de probarlo y ver si efectivamente la necesita, cuando ya le estamos agregando un par de cucharadas colmadas de azúcar. Una costumbre, que más que costumbre, llega a parecer un acto reflejo que lo único que hace es afectar el sabor de nuestro té.

Frecuentemente recibo preguntas referentes a cómo poder endulzar el té y mi respuesta es siempre la misma: en realidad me da lo mismo si quieren agregarle azúcar refinada, rubia, stevia, endulzante, miel o cualquier producto, calorías más, calorías menos, cualquier opción simplemente arruina el té. La mejor será siempre tomar nuestro té sin azúcar.

En realidad no es que yo quiera que la gente sufra y tome algo que no le agrada, por lo mismo es que entiendo perfectamente el por qué terminamos agregando azúcar al té y quiero contarles qué tienen que hacer para evitarlo.

wp-450-azucar

En primer lugar la calidad del té es muy importante, reconozco yo mismo echar algunas cucharadas de azúcar, cuando por educación me toca recibir una taza de algún té en bolsita de dudosa procedencia; y es que efectivamente en Chile no estamos acostumbrados a tomar tés de calidad, por lo mismo, al estar tan acostumbrados a tomar tés pobres en sabor y aromas, y en algunos casos con sabores y aromas no muy agradables, es que el acto de echar azúcar es automático. Les recomiendo primero mejorar su calidad al consumir, para no necesitarla y de estar utilizando buen té, darle la oportunidad antes de agregar esas 3 cucharadas.

El agua de la llave, ya he mencionado anteriormente, no es la ideal para preparar té, pero lamentablemente muy pocas personas tenemos la costumbre de hacerlo con aguas filtradas o purificadas, el exceso de minerales hace que los taninos del té sean más duros y por consiguiente es más astringente, amargo y buscamos suavizar eso con azúcar.

La preparación es otro factor muy importante, probablemente muchos de ustedes no gustan del té verde por su amargor característico. Les informo que ese amargor caracteriza una mala infusión, si agregan agua hirviendo a un té verde será imposible evitar el amargor y por ende las cucharadas de azúcar de más para hacerlo bebible.

wp-450-azucar2

Por último la elección es determinante, en el mundo del té existen 6 tipos, dentro de los cuales encontramos entre tres mil y cinco mil variedades diferentes, cada uno con aromas, sabores, colores y matices distintos, es muy probable que si están agregándole varias cucharadas de azúcar o varias gotitas de endulzante, sea porque no es el que quieren probar. Comiencen a conocer los otros productos, prueben distintas variedades hasta que encuentren que les gusta, no todos somos bebedores de tés negros muy intensos, simplemente tenemos que saber cuál es nuestro gusto y estilo.

Al agregar azúcar a nuestro té simplemente exacerbamos el dulzor, opacando el resto de sabores e inhibiendo la posibilidad de detectar ciertos aromas, finalmente terminamos probando algo muy distinto a lo que el productor tenía en mente, cuando cosechó y elaboró a mano ese té a los pies de las más altas montañas. Cuando nos encontramos con uno de alta gama y calidad es necesario respetar su origen y características. Nadie utilizaría un vino premium o ícono para hacerlo sangría. Lo mismo pasa con los tés de buena calidad, aprendamos a conocerlos y apreciarlos por sus características propias.

La próxima vez antes de tomar el azucarero, asegurémonos de haber preparado correctamente nuestro té, estar tomando el que realmente nos gusta y siempre siempre, probarlo para ver si efectivamente son necesarias esas cucharadas, por lo demás siempre podremos acompañar nuestro clásico té negro con algo dulce, simplemente el maridaje perfecto, pero ojo, sin azúcar.

Comentarios

comentarios