Podría ser una de las frutas más antiguas, una alquimia de la naturaleza que provenía de una maleza prehistórica de tallos gruesos.

Su origen está en el sudeste de Asia, específicamente en las junglas de Malasia, Filipinas e Indonesia, donde el plátano creció como un alimento de origen divino capaz de levantar muertos y dar fuerza a los hombres que recién comenzaban a recorrer un planeta amplio y desconocido. Mil teorías desmenuzaban su existencia. Se pensaba que los primates probaron su carne firme y azucarada para abrir los ojos a los dominios de la razón. Asociado al vigor sexual de los hombres, era además un infalible compañero de viaje en sus versiones deshidratadas. La planta bananera prosiguió su travesía por tierras americanas y se aclimató con garra y velocidad a ambos lados de la línea del Ecuador. En la cocina, específicamente en las recetas al horno, revolucionó postres, helados y galletas. Combinado con huevos, avena y harina, habla de la fascinación de las cortes europeas por su textura cremosa y compacta al mismo tiempo.

De la familia de don Alfonso Baraona Sotomayor, que llegaron del País Vasco a Valparaíso en el siglo XVI, rescatamos una receta que todavía prepara su viuda: la escultora Lucy Lafuente. Se llama sencillamente ‘postre de plátano’ y es el favorito del clan en las comidas de fin de año.

Primero se hace un huevo mol con tres yemas, agua y media taza de azúcar que se usa para humectar las capas de galletas de champaña que se alternan con rodajas de plátano. Luego se arma un segundo betún de tres claras de huevo y almíbar de pelo. Para que tome la consistencia de nieve se le agregan unas gotitas de limón y tres cucharadas de café con azúcar flor. Cuando está firme se cubre el postre y se deja dorar por algunos minutos en el horno. Lucy aconseja que repose por 24 horas para que alcance toda su gloria de postre aflanado y fresco. Una receta que activa el paladar más primigenio. Encanta a niños, grandes y es capaz de convertir al más feroz gorila en dulce chimpancé.

Twitter: @alfredolopezj