Ideas para reivindicar la cocina chilena hay por montones pero son sólo unas pocas las que realmente le dan el lugar que merece. Desde hace unos dos años hemos visto el empoderamiento tanto de organizaciones como de fechas festivas, donde completos, porotos con rienda o charquicanes son los protagonistas de este mambo. Sin embargo, más allá de pasar un buen rato y probar un plato criollo no es mucho lo que se hace. La música se silencia y la comida se acaba.

Wp-vasos-450

Todo llega a su fin, inclusive la intención de recordar. Sin embargo, existen algunos personajes como Carlo von Mühlenbrock o Tomás Olivera, cuya bandera de lucha es la localidad, no sólo vista desde la cocina, sino que también desde el comedor y un poco más allá. Cuando se trata de trabajos minuciosos, Carlo von Mühlenbrock se roba la película. Este chef que comenzó amasando en televisión, hoy divide su tiempo entre el Restaurant Osadía, un programa de TV, otro ciento de ideas en proceso y un nuevo proyecto recién salido del horno.

Wp-restaurante-450

Carlo Cocina se llama este nuevo comedor y emporio ubicado en el Boulevard de Parque Arauco. En este nuevo autoservicio simula un antiguo mercado o almacén chileno, con elementos de la antigua estética ferroviaria, el chef y su equipo trabajan en una cocina consciente que rescata nuestro patrimonio gastronómico nacional.

Wp-recepcion-450

Consciente porque puertas adentro integra a las etnias chilenas a través de sus sabores: desde el norte hasta el sur pasando por Isla de Pascua y el archipiélago Juan Fernández. Consciente porque sus vasos son de botellas recicladas y la elaboración de sus productos es 100% chilenos e incluso con denominación de origen. Consciente porque puertas afuera ha capacitado y perfeccionado a los productores que integran su mercado y porque creó un vínculo social con diversas fundaciones: Origen a cargo de la elaboración y la conservación de alimentos orgánicos y naturales, Donnebaum de la elaboración de delantales, bolsas para compras y pecheras para el equipo de trabajo y Artesanías de Chile a cargo de la creación de los platos de madera y la cestería que se utilizan los clientes del restaurant.

Wp-lampara-450

Carlo Cocina incorpora una experiencia culinaria diferente y es que no sólo es un concepto. En la práctica, Carlo Cocina tiene espacio para todos. Vegetarianos, carnívoros y herbívoros encontrarán diferentes platos salados y dulces pensados para sus dietas. Separado por tipos de alimentos, el sistema es simple: con bandeja en mano, pasas por cinco estaciones. En ellas, vas eligiendo uno o más platos de las cuatro a cinco preparaciones que cambian diariamente hasta llegar a la caja. En total son aproximadamente 25 opciones disponibles entre ensaladas, pescados, carnes, quesos, sopas, platos calientes y postres.

Dónde: Boulevard del Parque Arauco.
Cuánto: Desde los $2000 hasta los $4000 cada porción.

Comentarios

comentarios