Cuando de pastas se trata, siempre se me viene a la boca La Fortunata, una de las reconocidas fábricas de pastas, donde se pueden encontrar sorrentinos, ravioles, lasañas, quiches, postres y por supuesto sus helados (imperdibles), elaborados con productos de calidad, artesanales, frescos y listos para comer en casa.
Lo sé, no es una novedad pero lo que les voy a contar ahora les podría interesar un poco más, ya que debido al éxito, la familia crece con un nuevo formato, que alegrará desayunos y horas de almuerzos de quienes trabajen por el barrio El Golf en Santiago.

Hace un par de semanas abrió en el subsuelo de la torre Titanium, Fortunata Bistró, un lugar cálido y de impecable atención, donde se amplía la oferta y ya no es solo para llevar. Aquí se puede tomar desayuno (lo dejo pendiente), almorzar al estilo Fortunata, donde uno elige su pasta y combina con la salsa que más le guste y también un pequeño “almacén” fiel a su formato para llevar.

A penas me enteré no pude evitar ir a conocer y puedo decirles que realmente es un lugar que promete. Desde que llegó a la mesa ese pan calentito y esponjoso, junto a la mantequilla con hierbas. Todo fue perfecto y con ese sabor italiano tan tradicional.

fortunata-horizontalPartimos con una mini ensalada Caprese, donde una fresca y delicada mozzarella se posaba entre capas de un jugoso tomate y una aromática albahaca, ideales para abrir el apetito. Seguimos con dos entradas; un quiche de alcachofa con verdaderos trocitos de aquella verdura, una suave masa y un dúo de pâtés, de cerdo con confit de pera y otro de salmón alcachofa, ambos de elaboración propia.

De las pastas, las elegidas fueron lasaña Boloñesa, con finas capas de masa, rellenas con carne y salsa de tomates casera, simple pero sabrosa, lo que muchas veces es difícil de encontrar y unos sorrentinos de berenjenas, bien generosos en relleno, con el espesor perfecto de pasta, los que probamos con dos salsas: una de nuez, que estaba muy buena pero le robaba protagonismo a la berenjena y otra con salsa de savia a la mantequilla, que hacía elmatch perfecto.

fortunata-horizontal-2Para terminar, nos inclinamos por el tiramisú, cremoso y con sabor equilibrado a dulce y el amargo del café, junto a dos bolitas de helado, esta vez de vainilla y maracuyá, también artesanales lo que, insisto, hay que probar.

Aunque no los pedí esta vez otros recomendados del lugar son los sorrentinos de calabaza ($3.900 porción para dos) los que siempre acompaño con salsa pesto ($2.900) y el mismo formato relleno de cordero con salsa a las finas hierbas, con verdadera carne de cordero, una explosión de sabor en el paladar. Los ñoquis de betarraga un acierto colorido y original, una entretenida manera de que los más chicos prueben este tipo de verduras!!

De los postres el flan casero acompañado de una bolita de helado de dulce de leche, espeso muy parecido al clásico de palito Nifti, son el final feliz!

Comentarios

comentarios