El reciente 25 de abril Nepal se vio fuertemente afectado por un terremoto 7.8, probablemente el peor que ha sufrido el país en el último siglo. El lugar en donde se encuentra el techo del mundo no sólo es famoso por sus inmensas montañas y su espiritualidad, su té se ha encargado de cautivar lentamente a los fanáticos y expertos de todo el mundo.

Los últimos días Nepal fue ubicado en el mapa por muchos, si bien todos hemos escuchado hablar del Everest, en realidad Nepal sigue siendo un país lejano y misterioso del que sabemos bien poco. Probablemente sea todo un descubrimiento para ustedes saber que Nepal es el productor de uno de los estilos de tés negros más delicados.

Si el Darjeeling es el Champagne universal del té, entonces el Nepal vendría a ser uno de los cavas o asti más finos. Este pequeño país limita justamente con algunas de las zonas más importantes de producción de tés de la India, y es así que ha desarrollado tés de características muy similares, de esta forma Nepal se suma a la lista de zonas que producen los ya mundialmente famosos tés de los Himalayas.

Tés negros ligeros, pero de una gran complejidad aromática y de sabor, con notas que van desde vegetales, flores y frutales, es lo que Nepal nos ofrece, una industria que partió un poco más tarde que la famosa región hermana de Darjeeling, pero que debido a la aislación por la que pasó el país durante la época colonial británica ha desarrollado su industria a un paso mucho más lento que las localidades indias.

Wp-Tenegro-6

La producción de té en Nepal se da principalmente en las regiones del este del país, siendo las más famosas Ilam, considerada la región histórica y Jhapa. Las alturas de sus plantaciones van desde los 1.000 a los 2.000 msnm. Ya que la altura en el mundo del té es uno de los principales factores que relacionamos con la calidad, los tés de Nepal suelen estar muy bien considerados a nivel internacional.

La producción del país representa tan solo el 0,4% de la producción de té del mundo, debido a la poca producción, encontrar tés nepalís se vuelve complejo, además si consideramos que la logística de sacar el té del país es más complicada, recordemos que Nepal es un estado sin litoral, por lo que gran parte de su exportación se hace vía aérea, lo que incrementa los costos de consumir tés nepalíes.

Al contactarme con amigos productores de té de la zona, cuentan que después del terremoto su país ha quedado devastado, el daño es gigantesco y les tomará mucho esfuerzo y tiempo volver a reconstruir lo que con tanto sacrificio habían logrado. Probablemente esta época que se vienen no será muy buena para los tés de Nepal, una industria que aunque incipiente nos dejó a más de alguno con la boca abierta al probar sus maravillosos tés, personalmente le deseo de todo corazón a nuestros amigos nepalíes fuerza, fuerza para salir adelante y poder seguir disfrutando de su alegría que los caracteriza y de sus maravillosos tés cosechados a los pies de las montañas más altas del mundo.

Comentarios

comentarios