Medicinales, terapéuticas, antioxidantes e incluso adelgazantes, los beneficios del té han sido comprobados mundialmente. Recientemente, la Universidad de Harvard lo calificó como “la bebida de la buena salud”, pues uno de sus principales componentes, los polifenoles, ayudan a prevenir enfermedades como diabetes y cáncer.

Según los datos de Euromonitor International, Chile es el principal consumidor de té en América Latina. Un total de setenta y siete litros anuales, algo así como 347 tazas en promedio durante 2014, lo que convierte a esta bebida en un imprescindible dentro del hogar.
Sin embargo, no todas sus variedades son iguales… ¿Qué hace a un té diferente de otro? La respuesta está en el proceso natural de oxidación (similar al de oxidación de una manzana) de la planta luego de ser cosechada. “Eso será fundamental para determinar sus propiedades”, asegura Alfredo Bravo, experto en té de Lu-Yu Tea Culture Institute de Taiwán y fundador de R&B La casa del té. El especialista además recomienda: beberlo en hebras y nunca con agua hervida. “Hay que dejar reposarla hasta que baje a un promedio de 80 grados Celsius para no quemarlo, de lo contrario, se pierden sus beneficios”.

Aquí, el análisis de expertos a siete variedades.

Nº1: BLANCO: Lo llaman ‘el elixir de la juventud eterna’ por sus alto nivel de antioxidantes. Recomendado para personas hipertensas, ya que casi no contiene cafeína ni teína, esta variedad es naturalmente relajante y más suave ya que no pasa por más procesos que el de cosechado y secado. En 2009 la Universidad de Kingston comprobó que la catequina, uno de sus compuestos más fuertes, tiene un efecto rejuvenecedor de la piel y preventivo de enfermedades cardiovasculares e incluso cancerígenas, ya que aumenta la capacidad de la elastina y el colágeno.

Nº2: VERDE: Sus efectos impulsores de la termogénesis o quema de grasas, hacen de esta bebida una de las más populares en tiempos de dieta, afirman los expertos. “Sus antioxidantes favorecen la eliminación natural de toxinas, evitan la retención de líquidos y aceleran los procesos digestivos”, asegura Cristián Pastene, sommelier de té Dilmah. A su vez, el aminoácido L-Teanina, es el responsable de que sea un relajante natural. ¿Una de sus variaciones más conocidas? El té Matcha, un concentrado de té verde en polvo que saltó a la fama por elevar las propiedades digestivas y energizantes de la bebida, ya que también contiene cafeína, y en mayores cantidades que el de hebra tradicional.

Nº3: AZUL: Más conocido como té Oolong. Esta infusión semi oxidada es una de las más refrescantes del mercado por su mezcla de amargura y dulzor. Además, un estudio de la Universidad de Colorado publicado en el International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders, concluyó que esta bebida también combate el hígado graso, controla los triglicéridos y reduce el colesterol gracias a sus componentes antioxidantes, como los polifenoles.

Nº4: NEGRO: Su nivel de oxidación por sobre el 80% hace que componentes anti inflamatorios, astringentes y cicatrizantes, como los taninos, se hagan más evidentes, cuenta Alberto Bravo. A su vez, su mayor concentración de teína hace que sea aún más estimulante que otras bebidas, por eso los expertos recomiendan sus variedades Earl Grey o English Breakfast para comenzar el día. “El sólo hecho de estar más oxidado, genera una sensación de saciedad en comparación a los otros”, asegura el especialista.

wp-tEA-2

Nº5: ROJO: El Instituto Farmacológico de Hong Kong comprueba que esta variedad es líder en quemar grasas, reducción de colesterol y aceleración del metabolismo de alimentos. ¿Cuándo beberlo? Media hora después de haber comido, confirman los expertos. Su popularidad ha llegado a crear cápsulas con concentrado de Pu-Ehr —como también se le conoce—, las que son recomendadas para absorber rápidamente sus propiedades, cuenta la especialista de Knopp, María Elena Rudolphi.

Nº6: CHAI: Una mezcla de ingredientes, como el jengibre, clavo de olor y canela, hacen de este producto originario de la India, una de las fuentes naturales de energía y concentración. Además de estos efectos, la medicina ayurveda, especializada en medicamentos asiáticos, recalca su potencial digestivo y antiséptico, por su concentración de pimienta, cardamomo y cineol. Es recomendado para estudiar o memorizar, “ya que aumenta el estado de vigilia”, confirma Alfredo Bravo.

Nº7: ROIBOO: Es una variedad del té de hierbas, ya que no es originario de la planta camellia sinensis, sino de un arbusto de su mismo nombre. Posee menos teína y cafeína que otras infusiones y eso lo hace ser una bebida altamente recomendada para dietas orgánicas y a la vez, una fuente de relación para el sistema nervioso. A su vez, los expertos reconocen su alto porcentaje de magnesio y flúor, que también beneficia al organismo con el mantenimiento de dientes y huesos.